Algunos chistes de Políticos

Nunca llegues tarde.
Al Padre Pascual le estaban haciendo su cena de despedida por 25 años de trabajo en una Parroquia.

Un político de la localidad y miembro de la comunidad fue invitado para la presentación del regalo y un breve discurso.

El político tardó en llegar por lo que el sacerdote inició la reunión con unas palabras dichas por él mismo para llenar el tiempo.

Mi primera impresión de la Parroquia la tuve con la primera confesión que me tocó escuchar. Pensé que me había enviado el Obispo a un lugar terrible, ya que la primera persona que se confesó me dijo que se había robado un televisor, que les había robado dinero a sus papás, había robado también en la empresa donde trabajaba, además de tener aventuras sexuales con la esposa de su jefe.

También en ocasiones se dedicaba al tráfico y a la venta de drogas. Y para finalizar, confesó que le había trasmitido una enfermedad venérea a su propia hermana.

Me quedé asombrado, estupefacto, asustadísimo… Pero conforme fueron transcurriendo los días fui conociendo a más gente que no eran para nada semejantes a este hombre… Es más, viví la realidad de una parroquia llena de gente responsable, con valores, comprometida con su fe y así he vivido los 25 años más maravillosos de mi sacerdocio.”

Justamente en este momento llegó el político, por lo que se le dio la palabra Por supuesto, pidió disculpas por llegar tarde y empezó a hablar diciendo:

Nunca se me va a olvidar el primer día que llegó el Padre Pascual a nuestra parroquia… De hecho, tuve el honor de ser el primero que se confesó con él…”

 

Lo que hace el presupuesto público

Un alcalde invita a un presidente regional de su mismo partido político a la inauguración de una obra, luego se van a casa del alcalde a tomar unos tragos.

– ¡ Oye, que tal casa tienes !, ¿es toda fruto de tu trabajo ? dice el presidente.

El alcalde lo lleva a la ventana, y le dice :

– Mira, ves esos bloques de apartamentos ?
– Si.
– Pues un 10% fue para mi.

Al cabo de un tiempo es el presidente regional, invita a su ya amigo, a una inauguración de sus obras y ocurre lo mismo, se van a casa del anfitrión luego del evento.

Bueno, nada de casa, un palacio; varias piscinas, cubiertas o al aire libre, jardines, campo de golf, tenis, caballerizas, heliopuerto…

– ¡ Oye, que maravilla de casa !, ¿ es todo producto de tu trabajo? dice el alcalde.

El presidente le lleva a la ventana y le dice :
– Ves la autopista ?
– No
– El cien por ciento para mi.