El final del predecesor de Internet

Seguramente, muchos desconocen que en Francia, había un sistema similar a Internet, antes de que este se haga popular tal y como hoy la conocemos.

Se trata de Minitel, un servicio que en los años 80, fue importante para los franceses en la reserva de viajes en línea, ls cuentas bancarias y hasta visitar contenidos sexuales.

Pero, el auge de Internet trajo como consecuencia la ha en el servicio de Minitel, que fue  desconectado en 2012 de manera definitiva.

Antes que naciera Internet, Francia contaba con un universo digital gracias al sistema de telecomunicaciones Minitel.

Unos monitores aclopados a los teléfonos podian hacer que los franceses compren viajes em línea, cuando por entonces miles de personas debñian hacer cola para poder adquirir su boleto en la estación de tren. Los demás países, solamente debían admirar ”tremendo” adelanto tecnológico por parte de Francia.

Para el año 1997, Francia contaba con nueve millones de aparatos Minitel, con unos 25 millones de usuarios y 26 mil servicios disponibles.

Pero, la historia decidió que Internet naciera y su avance ha sido tan fenomenal, que ahora revisar un estado de cuenta en el banco se puede realizar desde un equipo celular. Por ello, este sábado, Minitel dejará de existir luego de 30 años de funcionamiento.

Reseña:

Minitel nació durante la presidencia de Valery Giscard d’ Estaing a finales de los años 70, tras un reporte que indicó que se invierta lo necesario en la red telefónica nacional.

”Además de ser un proyecto tecnológico era también político. El objetivo era computerizar a la sociedad francesa para asegurar la independencia tecnológica de Francia”, sostiene Karin Lefevre de France Telecom.

Los primeros equipos Minitel iniciaron sus operaciones en Bretagne y en 1982 se hizo un servicio nacional, ofreciendo en sus principios, directorios telefónicos.

Luego, aumentó su oferta a otros servicios como acceso bancario, reportes de bolsa, el tiempo, reservas de viajes, resultados de exámenes, aplicaciones universitarias y varios organismos de administración pública.

Su uso era simple: Lo que se debía hacer era marcar un número en el teclado y seguir paso a paso las instrucciones.

”Por supuesto parece enormemente anticuado para nuestros estándares de hoy. Pero, era fácil de usar porque apretabas un botón y hacía algo, como las tabletas de hoy en día”, agrega Lefevre.