Todas las entradas de: administrador

Cómo lidiar con el TDAH en niños

La hiperactividad con déficit de atención (THDA) es un trastorno conductual, se caracteriza por desatención, comportamiento impulsivo, actividad excesiva, este padecimiento afecta a los niños en edad escolar y continúa a lo largo de la vida, en algunos casos los síntomas se aminoran con la edad.

Se produce con más frecuencia en varones que en niñas. Se desconoce las causas del problema, pero se sabe que puede ser hereditario.

Síntomas

No puede enfocarse y prestar atención.
Problemas para seguir instrucciones como si no escuchara.
Cuando se le habla directamente parece distraído.
Continuo movimiento, no puede permanecer sentado.
Es olvidadizo.
Demasiado hablador.
No controla su necesidad de moverse incluso en situaciones inapropiadas.
Es impulsivo
Se entromete en juegos o conversaciones.

Aunque muchos niños presentan este tipo de comportamiento y suele ser natural a temprana edad, si el niño tiene varios de estos síntomas y afecta el desempeño académico y su salud o su comportamiento sea vuelve inmanejable por parte de los padres, es necesario consultar con un pediatra.

Tratamiento

El diagnóstico se realiza haciendo exámenes médicos y descarte de otros problemas. El tratamiento puede ser farmacológico y psicoterapia conductual, la combinación de ambos suele ser es el más efectivo según expertos. El tratamiento farmacológico incluye medicamentos estimulantes como el metilfenidato y los no estimulantes como atomoxetina.

También es recomendable la terapia familiar para lidiar con el estrés.

Recomendaciones para ayudar al niño

Ser afectuoso con el niño.
Tratar de mejor la disciplina.
Ofrecerle actividades como arte, música, lecciones de artes marciales.
Ayúdelo a que aprenda a organizarse, proporciónele un cuaderno donde pueda anotar sus tareas diarias, mantenga el ambiente ordenado. Mantenga una rutina diaria.
El niño debe descansar, no debe fatigarse demasiado ya que esto aviva los síntomas del TDAH.
Tenga paciencia con el niño, muéstrese calmado para que el niño siga su ejemplo.
Mantenga una relación fluida con los maestros del niño para que puedan apoyarlo.

 

Ojo con la postura de los niños al sentarse en los colegios

Cada vez que el año escolar  se inicia  hay un tema que  tener en cuenta, si de la salud de los niños se trata, es la postura de los niños al sentarse en su escritorio o mesa de trabajo.

En los últimos años, se han reportado varios casos de dolor de espalda en los escolares, niños y adolescentes, como consecuencia de la mala postura el sentarse, tanto en el aula como en el hogar, cuando realiza las tareas escolares.

De acuerdo a cifras brindadas por el área de Ergonomía del Instituto Nacional de Salud, los niños pasan en la escuela alrededor de mil horas por año sentados frente a su escritorio o mesa de trabajo, por lo que una mala postura constituye un factor de riesgo para su columna vertebral.

La forma de caminar, de permanecer de pie, de estar sentado, de transportar la mochila, sean correctas o incorrectas, contribuyen a mantener una estática corporal buena o mala.

La educación postural en los estudiantes es muy importante, pues ellos se encuentran en una etapa de crecimiento donde las actividades que realizan, van a repercutir especialmente en su estructura corporal.

Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Sentarse adecuadamente
  • En clase o al realizar las tareas en casa deben mantener una postura erguida y alineada.
  • La postura correcta es cuando el niño puede apoyar los pies en el suelo y mantener las rodillas al mismo nivel o por encima de las caderas. Si los pies no llegan al suelo, colocar un taburete para posarlos.
  • Mantener la espalda recta y apoyada firmemente en el respaldo de la silla.
  • Ocupar todo el asiento con los glúteos.
  • Evitar los giros parciales repetidos, es preferible girar todo el cuerpo a la vez.
  • Antebrazos apoyados en la mesa formando ángulo recto con los brazos.

Delante de la computadora

  • La pantalla debe estar a unos 45 centímetros de distancia (ojo – pantalla), y la altura debe estar al nivel de sus ojos o ligeramente por debajo.
  • El teclado debe estar bajo, para no levantar los hombros y para poder apoyar los antebrazos en la mesa.
  • La inclinación del teclado sobre la mesa no debe superar los 25º.
  • Las muñecas y los antebrazos deben estar rectos y alineados con el teclado.
  • Si usa prolongadamente el ratón (mouse) se debe alternar cada cierto tiempo la mano (derecha e izquierda)
  • La iluminación debe ser natural y en todo caso se deben evitar los reflejos en la pantalla.

Al escribir en la pizarra

Deberán hacerlo a una altura adecuada (evitar escribir demasiado alto o muy bajo, ya que lleva a adoptar posturas forzadas para la columna).

Al escribir/ leer

Al escribir y leer, se deberá mantener una postura erguida y alineada evitando inclinar demasiado la espalda y cuello.

Al estar sentados con una mesa de trabajo delante, hay que procurar que ésta esté próxima a la silla. Así evitaremos tener que inclinarnos hacia adelante. Es importante que el tamaño sea adecuado a la estatura, evitando especialmente las mesas bajas que obligan a permanecer encorvado.

Se considera un tamaño adecuado si el tablero de la mesa nos llega, una vez sentados, a la altura del esternón.

Evitar los asientos blandos, los que no tengan respaldo y aquéllos que nos quedan demasiado grandes o pequeños. Igualmente, se evitará sentarse en el borde del asiento, ya que deja la espalda sin apoyo, o sentarse inclinando y desplazando el peso del cuerpo hacia un lado.

Evitar las posturas demasiado erguidas (militar) o relajadas de la columna.

Para levantarse de una silla, primero apoyar las manos en el reposa brazos, borde del asiento, muslos o rodillas; luego, desplazarse hacia el borde anterior del asiento, retrasando ligeramente uno de los pies, que sirve para apoyarnos e impulsarnos para levantarnos. Debemos evitar hacerlo de un salto, sin apoyo alguno.

Para sentarse usar los apoyos y dejarse caer suavemente. No hay que desplomarse sobre el asiento

Para vestirse se procurará estar sentado para ponerse los calcetines y zapatos, elevando la pierna a la altura de la cadera o cruzándola sobre la contraria, pero manteniendo la espalda recta. Para atarse los pasadores de los zapatos, agacharse con las rodillas flexionadas, elevar el pie y apoyarlo en un taburete o silla.

¿Qué detalles debemos tener en cuenta para adquirir un coche para bebés?

Para los padres primerizos, resulta un poco tedioso la labor de escoger los primero implementos como la cuna, la cómoda, la ropa, decoración y el coche. Precisamente nos centraremos en este tema.

Un coche de paseo debe tener las siguientes características:

Cinturón de seguridad de 5 puntos: Los coches que tienen este tipo de cinturones presentan una mayor seguridad para el bebé en caso se llegue a volcar. El niño permanecerá asegurado al asiento, haciendo hincapié en el pecho y la cintura. Para que funcione de la manera correcta, se debe ajustar el cinturón al cuerpo del bebé de manera que le quede cómodo más no flojo. No olvidar asegurarlos pues ellos son muy inquietos y ante cualquier descuido, pueden caer del coche.

Asiento reclinable: Los bebés recién nacidos deben permanecer en asientos que se reclinen completamente, pues los músculos del cuello no están desarrollados por completo. De todas maneras, pese a que esté más grandecito, es más cómodo que el asiento permanezca reclinado en caso se queden dormidos o quieran descansar.

Sombrilla amplia: Si vives en un lugar con sol en exceso o lluvia, es indispensable una buena sombrilla en el coche. Debe ser ancha y que cubra por lo menos su cabeza, hombros y brazos para que esté protegido del clima.

Manejo fácil: Un cochecito debe ser fácil de doblar y guardar sea en la maletera o en el clóset. Deben tener también buenos frenos y una canastilla que sea de fácil alcance y uso. No olvide que todos estos consejos los puede seguir en la misma tienda donde adquiera el coque, para que así no hayan problemas en caso se pruebe en el hogar.

Medida del coche: Este procedimiento debe cumplicarlo con el coche abierto y cerrado, asegurándose que quepe en el auto o en el closet.

Coche sin muchas piezas de plástico: Las partes de metal ofrecen una vida más útil. Muchos fabricantes ofrecen extras como posa vasos, sombrillas, accesorios, etc. No las compre porque hace que el coche sea más pesado y aumente también su costo.

Investigue antes de adquirir uno: Internet es importante para saber qué coche se desea comprar. Mire e investigue sobre fabricantes y que los coches sean apropiadas para la edad, altura y peso del bebé, además de las especificaciones de peso, tamaño, y el cumplimiento de los requisitos de seguridad.

La tensión de los exámenes finales en los niños

Entramos al mes de Diciembre y las clases escolares están a punto de finalizar. Es una etapa determinante, pues los niños entran a la tensión de los exámenes finales y son presa fácil del nerviosismo acerca de su rendimiento escolar.

¿Pasan o no de año? Esa es la gran pregunta que se realizan padres e hijos al llegar a tan decisiva etapa del año. Por ello, es importante que los escolares estén debidamente preparados para afrontar quizás, el reto más importante del año escolar.

Es importante tener en cuenta que los alumnos deben disponer de una buena organización de su tiempo, empleando técnicas y métodos de estudio que garanticen un correcto aprendizaje de las asignaturas.

Estudiar durante los últimos días, a poco de los exámenes no es una buena recomendación. Por ello es importante planificar el calendario de estudio de cada asignatura, distribuir de manera correcta los temas y procurar en lo posible no dejar nada para el final.

Para una correcta organización, es de utilidad una agenda o almanaque donde se marquen las jornadas dedicadas al estudio de cada curso. Ahora, eso no implica que el alumno se imponga horarios o contenidos demasiado amplios, por lo que se recomiendan períodos máximos de 45 minutos, seguido por un breve espacio para el descanso para luego continuar con el aprendizaje.

Otra recomendación es revisar anteriores exámenes de los niños para poder analizar los errores cometidos en dicha prueba. Seguir con atención si el alumno respondió a todas las preguntas o si dejó algunas incompletas para evaluar si es necesario trabajar un poco más en la concentración al momento de desarrollar el examen.

El alumno puede optar por realizar resúmenes y mapas conceptuales para que la retención de los conceptos sea más sencilla y tener condensados los puntos más importantes.

El día anterior al examen, el niño no se debe quedar estudiando hasta la madrugada. Quizás ello ayuda a acumular su ansiedad, cuando lo que realmente necesita es tranquilidad y descanso para afrontar la prueba.

Puede sonar algo exagerado, pero la alimentación también juega su partido. El niño debe evitar dietas drásticas y la comida chatarra y lo que debe hacer es alimentar de manera idónea el cerebro, comando jugos de frutas, alimentos con vitaminas y mucha agua para mantenerse hidratado.

Cuidado con la alimentación de los niños en Navidad

La Navidad es también una época del año en que se debe cuidar a los niños con la alimentación. Ellos, pueden correr riesgos de intoxicación debido al exceso en las comida o la combinación de ellos.

Lo ideal en este tiempo, es buscar un equilibrio en la dieta navideña, por lo que es importante seguir algunos consejos durante estos días:

Frutas. Cinco porciones de frutas al día como alternativa de postres (pinchos de uvas o fresas con queso), según recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Proteínas. Igualmente, fuentes de proteína como lácteos y sus derivados, huevos bien cocidos, carnes magras y frescas, pollo sin piel y pescado, preferiblemente de mar.

No embutidos. Hay que tener cuidado con embutidos mal conservados, salsas ricas en grasa y azúcares mal preservados, alimentos recalentados, productos vencidos, comida de mar y frutas y verduras que no se mantienen en condiciones óptimas.

La comida y la bebida no deben ser el centro de las fiestas. Lo importante es compartir con los seres queridos las tradiciones navideñas.

Es indispensable tratar de compensar el exceso de calorías ingeridas en las fiestas con alguna actividad física de grupo (baloncesto, fútbol, voleibol), una caminata, nadar o bailar en las celebraciones.

Es recomendable que los niños no vayan con el estómago vacío a una comida o cena, pues así les será más difícil controlar el tipo y la cantidad de alimentos que ingieren.

El consumo de agua y líquidos bajos en calorías (lácteos descremados, sopas de verduras, jugos naturales…) es esencial. Ayuda a tener saciedad, a estar hidratado y a regular el tránsito intestinal, el cual puede estar alterado debido al cambio de hábitos alimenticios y el consumo excesivo de grasa.

Los niños y Papá Noel

La Navidad es una etapa muy especial, sobre todo para los más pequeños del hogar, quienes con mucha ilusión invocan por Papá Noel para pedir sus tan ansiados regalos.

Los padres están en una encricijada: Apoyar a los niños en su ilusión o tratar de desacreditarla.

Una vez que la familia decide darle a Papá Noel y a los Reyes su verdadero lugar -el de un mito, una tradición o un juego-, lo mejor es dar una explicación acorde a la edad, clara y sencilla

La mayoría de los padres de familia aseguran que no se deben crear falsas ilusiones en los niños, pues no quieren ser parte de una mentira que con el correr del tiempo se terminará por conocer.

Pero, hay niños que ya se dan cuenta de este engaño, pero ellos tratan de disimular su escepticismo y esperan que su entusiasmo sea premiado en regalos de Navidad.

Fantasía:

Si el niño descubrió que Papá Noel no existe, simplemente debe decirle que se trató de un personaje que duró en su fantasía o que se hace cargo de los más pequeños. Pero en adelante, serán los padres quienes se harán cargo de los regalos.

Transición:

La transición no debe ser fuerte para no afectar al niño. Si después de los ocho años deja que siga creyendo en Papá Noel le está haciendo daño, pues queda como un tonto ante otros niños que ya asumieron la realidad.

Desarrollo:

El desarrollo de maduración le permite al niño ser un poco más crítico ante la fantasía. Los padres deben aclarar sus dudas, pues al crecer  usará los elementos de análisis de la realidad que se van instaurando y buscará explicación en relaciones directas o causales.

¿Cómo cuidar a un niño autista?

autismoLos niños autistas requieren de un cuidado sumamente exigente por parte de la familia, siendo importante el apoyo profesional que ayuda a los padres a aprender la mejor manera para manejar las conductas del pequeño.

Diversos especialistas crean programas de educación estructurados para ayudar a las familias en su trato con niños autistas, estos programas fomentan el desarrollo de aquellas habilidades sociales y respuestas emocionales de las que el autista es capaz de desarrollar.

Es recomendable lo siguiente:

  • El niño necesita un mundo estructurado y predecible.
  • Para comunicarse con él, se necesita utilizar señales claras, poco lenguaje y gestos evidentes.
  • No es recomendable llevarlo a ambientes bulliciosos.
  • No comparar a un niño autista con un niño normal. El desarrollo de ellos sigue caminos distintos y puede que más lentos.
  • Evita las ayudas excesivas.
  • Trata de poner límites en su comportamiento.
  • Intenta comprender la lógica de sus acciones e incluso las que te parezcan extrañas.

Dieta:

Algunos niños con autismo parecen responder a una dieta libre de gluten o caseína. El gluten se encuentra en alimentos que contienen trigo, centeno y cebada; mientras que la caseína se encuentra en la leche, el queso y otros productos lácteos. Sin embargo, no todos los expertos están de acuerdo en que los cambios en la dieta harán la diferencia y no todos los estudios de este método han mostrado resultados positivos.

Integración:

Los niños con autismo se pueden integrar a escuelas regulares, siempre y cuando cuenten con los apoyos que requieren para aprender y desarrollarse en la escuela. Cada niño es único con sus fortalezas, gustos y retos. Es decir que tampoco los niños con autismo son iguales entre sí, por lo que en la escuela se debe formar un equipo de trabajo junto con la familia y si es necesario especialistas externos.

Todo lo que debemos saber sobre los dientes en los niños

Aparición de los Primeros Dientes

La dentición o la aparición de los primeros dientes del bebe, por lo general comienza a los 6 meses de edad. Los primeros en aparecer son los incisivos centrales inferiores y en un riguroso orden continúan saliendo los demás, en total 20 dientes.

Es a los 30 meses de nacido, es decir, aproximadamente cuando el bebé cumpla dos años y medio, cuando tendrá sus dientes de leche completos y no quedará ningún espacio en su dentadura.

Pero, ¿cuándo es que los niños cambian los dientes de leche por los permanentes?

Los niños cambian los dientes de leche por los permanentes entre los 6 y 8 años de edad. En esta etapa se reemplazarán los cuatro incisivos superiores e inferiores y las muelas de los seis años.

En esta primera fase del cambio de dientes, ocurre un hecho importantes que es la aparición del primer molar permanente, el cual erupciona por detrás de las muelas de leche. Como no le precede la caída de ningún diente, esta salida puede pasar desapercibida.

Entre los 10 y 12 años, continuará el cambio del resto de los dientes, salvo las muelas del juicio que harán su aparición mas tarde, cuando la persona este en edad adulta.

Higiene dental

¿Cuándo hay que empezar a limpiarles los dientes a los niños?

La higiene dental debería empezar a realizarse tan pronto cómo salen los primeros dientes (con una gasa humedecida en suero ó agua) y a medida que la dentición se completa se pueden ir introduciendo progresivamente los cepillos dentales y la pasta dentífrica.

¿Cómo se cepillan los dientes?

Se recomienda el barrido horizontal, que es fácil de aprender por los niños. Consiste en cepillar todas las superficies dentales(caras internas y externas) con movimientos horizontales muy cortos (de atrás hacia delante) y con una suave presión para eliminar los restos de alimentos.

¿Cuántas veces al día hay que realizar la higiene dental?

Al menos dos veces al día: una por la mañana y otra por la noche antes de ir a dormir. Hasta los tres años serán los padres quienes realicen la limpieza bucal de sus hijos, a partir de esa edad y a medida que el niño crece la responsabilidad irá pasando al niño, siempre bajo supervisión de los padres.

¿Cómo tiene que ser el cepillo?

Se debe utilizar un cepillo pequeño (1,5cm) para que pueda llegar a todas las partes del diente.

Maloclusión dental

Es la posición inadecuada de los dientes que produce un ajuste incorrecto al cerrar la boca. Además de resultar poco estético, esto ocasiona un defecto de la masticación pudiendo llevar con el tiempo a alteraciones en las articulaciones mandibulares que son dolorosas

¿Cómo se puede prevenir?

Alimentación: se debe evitar la ingesta exclusiva de dietas blandas, ya que se alteraría el desarrollo muscular perifacial con la aparición de alteraciones en el desarrollo de los huesos si los músculos relacionados con la masticación no están plenamente desarrollados

Determinados hábitos del niño pueden contribuir a la aparición de maloclusiones: uso del chupete después de los tres años; la succión de los dedos (el pulgar suele ser el más frecuente); el empuje de la lengua; el mordisqueo: labial, de uñas, de lápices; la respiración bucal.

Inculcar en niños el hábito de la lectura

Una de las etapas más complicadas para los padres de familia, es el de implantar en sus hijos la adquisición de un adecuado desarrollo del lenguaje oral y del escrito.

Para ello, no basta con escribir letras una y otra vez. El secreto, es instruirlos en el hábito de la lectura.

El libro es el ingrediente perfecto para el conocimiento, pues ayuda a desarrollar la capacidad intelectual, imaginativa y creativa de los niños, quienes entran en la gran aventura del saber.

Se recomienda iniciar en la lectora a los niños a partir de los dos años de edad, aunque desde los cinco o seis meses ya se pueden presentar a los hijos libros adecuados a su nivel, como si fuera un juguete para que comiencen a manipularlos y lograr una familiaridad con ellos.

El interés por la lectura infantil se debe inculcar de manera constante desde que son bebés, para que se convierta en un hábito durante el crecimiento del niño.  Existen libros adecuados para todas las edades, por ejemplo para los bebés existen libros acolchados con michas imágenes y animaciones para que puedan ser manoseados por los más pequeños sin que se malogren.

Para los niños de dos años en adelante, hay libros con imágenes y vocabulario básico para que se familiaricen con las letras, números y formas. Para los niños que ya saben leer, los libros con texto e ilustraciones son los más recomendados para que descubran sus primeros cuentos.

Son muchos los beneficios que nos da la lectura y lleva al niño a querer leer más cada día y contribuye al desarrollo de sus actividades intelectuales, artísticas y creativas. Asimismo, permita desarrollar su sentido crítico y crea alternativas de diversión distintas a la televisión y los videojuegos.

Proteger a los niños del Dengue

Las noticias  no son nada alentadoras pues el Dengue aún viene cobrando la vida de muchas personas. Es importante prevenir a nuestros niños ante este peligroso mal.

En el caso de los niños, el Dengue es más difícil de diagnosticar que en los adultos, porque los síntomas son leves o directamente no existen. En otras veces, pueden ser expresadas por los niños cuando son muy pequeños.

En los bebés, se debe consultar ante fiebre de más de 38 grados, decaimiento, irritabilidad y erupción en la piel.

Otros síntomas que se debe tener en cuenta son los fuertes dolores de cabeza, articulaciones y músculos. Además, las hemorragias nasales y de las encías también son señales de alarma de este mal.

Para proteger a los niños del Dengue, es importante eliminar todos los recipientes con agua, que de no ser así se convierten en criaderos de mosquitos del hogar. Se deben reforzar las barreras físicas para proteger a los niños.

Además, usar repelentes con moderación, poner mosquiteros en las ventanas, evitar salir al aire libre en horas de actividad del mosquito (diurno) y vestir a los niños con ropas que cubran los brazos y piernas.