¿Es necesario la tecnología en el fútbol?

Tras ver las definiciones de Frank Lampard y Carlos Tévez, se presenta una polémica que, según a mi entender, no tendrá una definición exacta sino de aquí a varios años: El uso de la tecnología en el fútbol.
Alemania superaba a Inglaterra por 2-1. Upson había descontado para los británicos con golpe de cabeza, lo que parecía el despertar inglés en un partido ampliamente dominado por los germanos. Frank Lampard anota el empate con uno de sus clásicos disparos de fuera del área, pero el uruguayo Jorge Larrionda no lo convalidó, pues para él y su asistente, el balón no traspasó la línea de gol, quitándole así a Inglaterra, la posibilidad de un mejor resultado.
Y en el otro partido, Argentina pasaba cierto apuro con México. Messi y Tévez comandan el ataque argentino. En un primer intento, el ‘Apache’ no puede definir y el rebote le queda justo a la ‘Pulga’, quien tocó para definir y Tévez cabeceó y definió, pero en evidente posición adelantada.
¿Qué pasó, que ocurrió? No le validaron el gol a Inglaterra y quedó eliminado. Le validaron el gol a Argentina y avanzó sin problemas a cuartos de final. ¿El fútbol necesita un cambio? Yo estoy a favor y también en contra del uso de cámaras en los partidos de fútbol.
A favor, podría decir que si le agregamos al fútbol, el uso de cámaras y balones inteligentes, podríamos evitar el error arbitral que tan perjudicial fue ayer para Inglaterra y México. En los últimos años, en el Perú y el mundo, las actuaciones de los árbitros han sido muy cuestionadas debido a sus errores que le han dado otro destino al partido.
En contra, si el fútbol dependiera de la tecnología, se perdería el espíritu que lo lleva a ser el ‘Deporte Rey’. El fútbol sin polémica dejaría de ser tal, y dejaría de ser tan apasionante, como los es ahora el Mundial. Estas jugadas estarán en la boca del mundo por bastante tiempo, como lo es aquel tercer gol inglés en la final del Mundial de 1966. En el fútbol, así como son necesarios los goles, lo son también la polémica y la duda, y sin ellos, el deporte rey no tendrá aquella llama que lo hace pasión de multitudes.
La FIFA tiene la palabra. En ellos está dar capacitación a los árbitros o acceder al pedido de miles de fanáticos. El tiempo se encargará de decir si la tecnología es un aporte valioso ante los fallos arbitrales, o es el principal asesino de lo picante que es la polémica en el fútbol.
A continuación, les dejo la eterna polémica de 1966.