Algunas mentiras acerca del pelo de gato

Mucho se dice de los gatos, culpado algunas veces por antiguas creencias: Que esteriliza a las mujeres, que uno se traga su pelo se formará una bola de pelo en el cerebro u otros órganos. Todo esto causa que estas afirmaciones se sigan creyendo pese a que no cuentan con un fundamento claro.

img_como_adoptar_un_gato_2503_orig

1. El pelo de gato deja estériles a las mujeres

Este mito proviene por el temor a la enfermedad de la toxoplasmosis, que como se sabe, se contagia fácilmente a las personas por consumir agua sin hervir, carne mal cocida, vegetales mal lavados y contacto con tierra o plantas. El pelo no tiene nada que ver aquí. Si un gatito se contagia de toxoplasmosis eliminará éste parásito a través de sus heces y para contagiar a una persona tendría que comerse las heces del gato. ¿Difícil verdad?

2. El pelo del gato es del diablo

No se sabe el origen de esta afirmación pero hay algunas generaciones que aún la mantienen. El pelo de gato es solo de gato, así como el cabello humano es de humano, el pelo de perro es de perro. No hay poder maligno en el pelo de los mininos, es una locura relacionarlos con entidades diabólicas, práctica común en la EDAD MEDIA, cuando la gente creía que las habilidades del gato eran “sobrenaturales”.

3. El pelo de gato transmite enfermedades

No es cierto. Lo único que puede generar son alergias pero no por responsabilidad del gano sino porque la persona alérgica reacciona ante los alérgenos del ambiente (lo mismo puede ocurrir con el polvo, polen y otras partículas). También se dice que si un pelo de gato entra al ojo, la persona se queda ciega, algo totalmente carente de veracidad.

4. El pelo de gato forma quistes

Es bastante difícil que nos traguemos un pelo, pero si eso sucediera, pasará por todo el proceso natural de digestión. No se quedará dentro de nuestro cuerpo multiplicándose mágicamente hasta convertirse en una gran masa peluda. Resulta absurdo afirmar eso.

5. El pelo de gato provoca asfixia a los bebés

Finalmente, mucho se cree que los bebés se pueden asfixiar con el pelo de gato. Estos son solo mitos lamentables que afortunadamente van quedando en el pasado. Eso si, se sabe que si se expone al bebé en ambiente de mascotas se reforzará su sistema inmunológico acostumbrando al organismo a este entorno, por lo tanto disminuye el riesgo de padecer alergias más adelante.