Archivo de la etiqueta: mascota

Cuando llega el momento del parto…

dog

Cuando nuestra mascota se encuentra preñada debe recibir una serie de cuidados para asegurar su salud. El parto es un acontecimiento importante que puede ser motivo de nerviosismo para el amo, pero con las precauciones y cuidados no será un problema, aquí te damos algunos consejos para cuidar a tu perrita en esta fase de su vida.

Durante el parto
Antes del parto la perra expulsará un líquido transparente por la vulva. Durante el parto la perra jadea bastante, poco a poco a medida que pase el tiempo se irá calmando y su respiración se regulará.
El tiempo entre el nacimiento de un cachorro y otro es entre 45 y 60 minutos o hasta cuatro horas. La perra lamerá a sus cachorros al nacer y ella misma cortará el cordón umbilical con los dientes. El veterinario debe revisar a la perra en las doce horas después del nacimiento de la última cría.
Luego del parto si nota que la madre presenta agitación, mucha hambre o sed y espasmos musculares llevarla al consultorio pues podría ser eclampsia. Puede brindarle alimento para cachorros a la madre, pues está más enriquecido con proteínas.
Los cachorros y la madre deben estar en un lugar cálido pero demasiado caliente, la perra alimentará a los cachorros con calostro.
No toque inmediatamente a los cachorros, solo debe hacerlo la persona con la que la perra se sienta más cercana.

Cuándo es necesaria asistencia veterinaria
Las perras de raza grande y mediana no requieren ayuda, las razas miniatura suelen requerir asistencia o cesárea.

Importante
Si se presentan las siguientes situaciones, llama al veterinario de inmediato:
Si la gestación dura más de 65 días.
Si las contracciones son muy seguidas, si se presentan cada dos horas y no hay señal de que se asomen los cachorros.
Si aunque la perrita tiene contracciones y luce agotada no nace ningún cachorro.

 

Protege a tu perro del frío y la humedad

Se acerca el invierno y este otoño húmedo y frío nos lo recuerda, sin embargo, nosotros podemos sobrellevarlo con más abrigo y tomando líquidos calientes, pero y ¿nuestro perro? ¿qué  necesita para pasar un invierno agradable y con buena salud?

El frío afecta en mayor medida a los perros cachorros y a los mayores, sobre todo es importante evitarles cambios bruscos de temperaturas, en el caso de los cachorros, no debemos permitir que se mojen con la lluvia y se queden con el cuerpo húmedo, secarlos muy bien.

Abrigarlos con ropa especialmente para perros es una buena idea, también lo es mantener cobijas y mantas en su cama o en el lugar donde duerma. En el caso de perros ancianos, la humedad puede provocarles dolores articulares, por eso también es conveniente abrigarlos.

Las enfermedades comunes en época de frío son la tos perrera, enfermedad viral, aunque no es muy grave, su curación es algo complicada, los síntomas son fiebre, tos, vómitos y mucosidad. La artrosis es otro mal que suele manifestarse en épocas de frío y humedad.

El baño debe ser en la hora menos fría del día, de preferencia a mediodía, sécalo muy bien con toalla y secadora. Otras medidas para evitar el frío son: evitar que duerma en la intemperie o que tenga exposiciones a corrientes de aire. No saques a pasear a tu perro muy tarde en la noche.

Un perro tiene frío si notas que está muy quieto en un lugar, come más, y se queda inmóvil la mayor parte del día, si es así puedes abrigarlo con ropa para perro y abrigarlo bien de noche. Ten cuidado que no salga de un lugar muy caliente directamente al frío de la calle en el momento del paseo.

 

Los gatos y la toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad contagiosa producida por un parásito, el toxoplasma gondii. Es muy común y mucha gente es infectada sin saberlo, en la mayoría de casos no presenta síntomas o los presenta de manera leve, tampoco tiene consecuencias graves, y quedan inmunizados de por vida.

Sin embargo, hay casos en personas como: mujeres embarazadas, niños y ancianos o personas con el sistema inmune deprimido como portadores del VIH,  en que los efectos pueden ser graves, en las mujeres gestantes puede provocar malformaciones en el feto o  abortos espontáneos.

Mitos y verdades sobre los gatos y la toxoplasmosis

En realidad el contagio de toxoplasmosis es más común por la contaminación de alimentos, que a través de los gatos. El parásito se encuentra en la carne cruda (cordero, res, cerdo) por ello la infección puede producirse por consumo de carne mal cocida, manipulación de la carne cruda sin lavarse luego,  comer frutas y verduras contaminadas o consumir leche sin pasteurizar.

Para que el contagio de gatos a humanos se produzca el gato tendría que haberse infectado a través de carne cruda (por caza de ratones u otro animal), si esto sucede el gato expulsará  los ooquistes del parásito a través de sus heces y luego de 24 horas se convertirán en focos infecciosos. Por ello, el contagio sucede por la mala manipulación de las heces en el momento de la limpieza. La toxoplasmosis no se adquiere por contacto con el pelo de gato o su saliva, los ooquistes del parásito sólo se expulsan en los excrementos.

En la mayoría de casos, el gato no presenta síntomas y no le traerá consecuencias,  si los presenta serán diarrea, anorexia (falta de apetito) y decaimiento, en pocos casos como en gatos con problemas inmunitarios como los que padecen inmunodeficiencia felina, leucemia felina, en cachorros o gatos ancianos, puede provocar daños en el hígado o pulmón, la detección temprana asegura el éxito del tratamiento.

MI gato y mi embarazo

En realidad, la convivencia con el gato durante el embarazo no tiene porque ser riesgosa.  Si se toman las medidas adecuadas de higiene como las que señalamos en las líneas siguientes, puede pasar esa etapa de su vida con su querida mascota sin ningún problema.

Medidas de prevención

  • Si está embarazada, encargue a otra persona que limpie la caja de arena o el lugar donde el gato defeca.
  • Usar guantes al limpiar la caja de arena o las heces del gato.
  • Alimente a su gato con comida especial para él o si le das comida casera asegúrate de que esté bien cocida.
  • Evite trabajos de jardinería durante el embarazo.
  • La limpieza de la caja de arena debe ser diaria.
  • Si está gestando de preferencia absténgase de llevar un gato nuevo a casa.

Alimentos prohibidos para los gatos

 

Estos son algunos alimentos que debe evitar que su gato consuma, porque podrían acarrear trastornos en su salud.

Cebolla
Ingerirla es tóxico para los gatos, el tiosulfato provoca la destrucción de sus glóbulos rojos.

Chocolate

El gato no puede asimilar la sustancia llamada teobromina, lo que produce que se acumule en su sangre, siendo tóxica.

Alcohol

El gato jamás debe consumir alcohol, si bebe alcohol producirá en él, incontinencia urinaria y si bebe gran cantidad el efecto es mortal.

Huesos de pollo

Puede provocar heridas o una obstrucción en el intestino.
Si se le sirve pollo al gato, asegurarse que esté deshuesado y bien cocido.

Pescado crudo y huevo crudo

Evitar darle pescado crudo a los gatos, las vísceras crudas pueden ocasionarle parálisis, las espinas pueden ocasionar perforaciones u obstrucciones intestinales.
El huevo crudo puede estar contaminado con salmonella o parásitos. Sí puede consumir huevos cocidos, pero de manera ocasional y sin excesos.

Café y té

El gato no tiene la capacidad para eliminar algunas sustancias como en este caso la cafeína. Por ello, le ocasionará nerviosismo excesivo.

Leche

El gato no puede digerir la leche, beberla le traerá malestares estomacales.

 

Cuidados para una perra embarazada

Durante la etapa del embarazo, es muy  importante intensificar los cuidados para asegurar la salud de nuestra mascota y de sus cachorros. Aquí algunos consejos:

El embarazo en las perras dura alrededor de 45 hasta 60 días, con variaciones de acuerdo a la raza del can.

Si tiene la sospecha de que la perra está embarazada, llevarla al veterinario para que
pueda hacerle una ecografía y conocer la fecha del parto.

Se debe prestar particular atención a la alimentación de nuestra mascota, ya que necesita de mayor cantidad de nutrientes. Una buena opción es alimentarla con alimento balanceado para cachorros.

Si la perrita es alimentada con comida casera, añadirle más pollo o carne sancochada, evitar las sobras o guisos, o alimentos condimentados porque pueden provocarle problemas estomacales.

Generalmente a las tres semanas de embarazo se suelen presentar náuseas y vómitos, por lo que la necesidad de comer puede disminuir, si el apetito disminuye drásticamente es recomendable consultar con el veterinario.

Durante la quinta semana que es cuando la perra se siente más pesada por los cachorros que lleva en el vientre, comienza a comer menos, por eso conveniente darle pequeñas raciones de comida a lo largo del día.

Hay que controlar el peso en la veterinaria la obesidad puede ser peligrosa durante la gestación.

El veterinario también será quien aconsejará al dueño si el parto puede tener lugar en casa o en la clínica veterinaria.

 

Cómo preparar a tu mascota para ir al veterinario

Llevar a nuestra mascota al veterinario puede ser problemático y estresante para mascotas y dueños, porque además de que el dueño ya se encuentra preocupado por el problema que tiene su mascota, ésta también puede reaccionar de manera inadecuada debido al estrés cuando se encuentre en la veterinaria.

Algunas mascotas al llegar al lugar lo reconocen y expresan su miedo lo que puede complicar que las atiendan. Por ello es aconsejable tomar algunas medidas:

Primero, lo mejor para llevarlo al veterinario es utilizar un transportador, no llevarlo en brazos.

Si la mascota es un gato es casi obligatorio hacer uso del transportador, de no hacerlo le generaría demasiado estrés ver la calle y llegaría mucho más nervioso al momento de ser atendido. Otro inconveniente de llevarlo cargado es que puede soltarse y moverse dentro del carro lo que puede ser peligroso.

Sólo se aconseja llevarlo en brazos si se trata de cachorros o a menos que la situación de emergencia exija llevarlo así.

Siempre llevar la correa a la veterinaria para que sea más fácil sujetarlo y porque podría intentar escapar, también porque se podría encontrar con otros animales y reaccionar queriendo atacar o escondiéndose.

Compórtate normal, el perro percibe el nerviosismo por tu voz y lenguaje corporal, actúa firmemente y habla con voz tranquila.

Enfermedades comunes en los loros

Los loros son mascotas muy divertidas e inteligentes, si tienes uno de estos animales te recomendamos leer este artículo para conocer las enfermedades más comunes en estas aves:

Cocidiosis
Es la inflamación del intestino del ave, es causada por un parásito, provoca pérdida de peso en el animal. Se previene limpiando la jaula frecuentemente.

Salmonelosis
Esta enfermedad también se presenta en seres humanos, el loro tendrá diarrea, falta de apetito y artritis, la enfermedad se origina por consumo de un alimento descompuesto o contaminado, se previene siendo cuidados con el alimento de la mascota que debe estar siempre en buen estado.

Enfermedad de pico y plumas
Es una enfermedad viral, ocasiona que el pico del ave se deforme, problemas en las plumas y en las uñas, el loro luce “despeinado”, esta enfermedad propicia el desarrollo de hongos que agrava más el estado del ave, si la enfermedad no se trata puede llegar a romper el pico impidiendo que se pueda alimentar, o provocar muerte de los tejidos. Es más frecuente en aves jóvenes. Sus síntomas son decaimiento, vómito, diarrea y pérdida del apetito.

Psitacosis u ornitosis
Es una enfermedad transmitida por una bacteria, se da sobre todo en aves adquiridas en sitios poco confiables o loros comprados a ambulantes en la vía pública.
Los síntomas son pérdida de peso, conjuntivitis, dificultad respiratoria, diarrea.
La enfermedad se trata con antibióticos.
Esta enfermedad es transmisible al ser humano por inhalación de partículas de excrementos del ave, provoca en el ser humano problemas respiratorios que pueden derivar en neumonía.

Si tu mascota presenta cualquiera de las señales detalladas busca atención veterinaria cuanto antes.

Un perro limpio, un perro feliz… la hora del baño

A muchos perros les desagrada la hora del baño, sin embargo, podemos hacerlo más agradable y tener los cuidados adecuados, a continuación unos consejos que te servirán de mucha ayuda.

Recuerda que no se debe bañar a los perros menores de doce semanas y tampoco a las hembras preñadas durante su primer mes de embarazo.

Antes de bañar a tu mascota, retira de su pelaje cualquier elemento extraño, como pasto, ramas, cepíllalo en el sentido del pelo, desde el lomo hacia los lados, de la cabeza hacia la cola.

Usa agua tibia para el baño, es mejor taparle los oídos con algodón o tapones especiales para evitar que el agua entre y pueda provocarle alguna infección, colócalo en la bañera con el collar puesto, si tienes problemas para controlarlo, pide ayuda a otra persona.

Moja su pelaje y aplica un champú para perros, primero enjabona el cuerpo, deja la cabeza para después, forma espuma y frota en sentido contrario al crecimiento del pelo, esto es para que pueda limpiarse mejor, ahora enjabona la cabeza suavemente, sé cuidadoso en que el agua jabonosa no tenga contacto con la nariz, enjuaga bien.

Una vez finalizado el baño seca a tu mascota con una toalla grande, usa la secadora, ten cuidado con la temperatura. No la uses si el perro padece de problemas a la piel que le provoquen picazón, puede acentuar ese problema.

 

Qué hacer si el perro se asusta con los juegos pirotécnicos

¿Cómo podemos proteger a nuestros engreídos del susto que les provocan los juegos pirotécnicos? Lamentablemente en Navidad y Año Nuevo abunda este tipo de ruidos estridentes por los juegos pirotécnicos que además de ser peligrosos, llenan de estrés a las mascotas.

Los perros tienen el sentido del oído más sensible que los seres humanos por eso oyen con más intensidad ese tipo de sonidos.

Para mantener lo más tranquilo posible al perro, lo adecuado, es acondicionar un lugar o una habitación en donde no se sienta mucho el ruido, puede colocarse una caja o una casita para mascota donde pueda entrar y salir con libertad, no encerrar al perro, ni
dejarlo en una habitación pequeña, la reacción natural del animal ante un
estruendo es huir o correr, un lugar pequeño lo pondría más nervioso.

Por lo anterior también se debe estar pendiente de nuestra mascota, pues puede
huir de la casa como consecuencia de los ruidos.

El nivel de estrés dependerá del temperamento del can, si tu perro es muy
nervioso puedes consultar con el veterinario si podría usarse algún sedante, nunca lo uses por tu cuenta, el organismo del perro no reacciona igual al de las personas y podría provocarse un daño irreversible. El perro debe estar acompañado si se le aplica este tipo de medicamento.

Algunas veterinarias ofrecen flores de bach como alternativa natural para reducir el temor en la mascota, aunque no está científicamente probado algunas personas aseguran que funcionan.

Otras medidas pueden ser distraerlo jugando con él para quitar su atención de los ruidos.

No le llames la atención o lo castigues cuando se muestre temeroso, eso empeoraría su comportamiento.

Si vas a salir y no puedes estar con él, además de llevarlo a un cuarto donde llegue poco ruido, enciende la radio o la televisión para camuflar los sonidos exteriores, déjale sus juguetes cerca, al igual que comida y agua.

Compórtate normalmente con el perro, no te muestres excesivamente cariñoso porque puede reforzar el comportamiento de miedo, condúcete como lo haces usualmente, tampoco lo fuerces a salir si se esconde.

 

¿Quieres un conejo como mascota? Aquí lo básico para su cuidado

Un conejo es un animal tranquilo e inteligente y silencioso. Al principio suele ser un poco tímido pero cuando gane confianza se convertirá en una buena mascota.

Si estás pensando en adoptar este animalito, puedes tomar en cuenta estos consejos básicos para su cuidado.

Alimentación
Los conejos son herbívoros, comerá diferentes tipos de verduras crudas, se puede alimentar con zanahorias, alfalfa y frutas, también puedes usar alimento balanceado que se encuentra en venta en supermercados. Son animales sensibles en cuanto a su alimentación, si el conejo presenta algún problema como inapetencia, diarrea debe llevarlo al veterinario rápidamente.

Socialización
El conejo se adaptará poco a poco a los miembros de la familia, esta mascota necesita también su espacio, no cargarlo todo el tiempo para que vaya conociendo su nuevo hogar, se debe tener cuidado de no pisarlo, ya que por su tamaño y por ser silencioso es probable que pueda ocurrir. También es importante hacerlo socializar con los miembros de la famlia, puedes acariciarlo varias veces para que no se sienta amenazado durante los primeros días de su llegada a casa. El conejo puede intentar morder muebles y objetos de la casa, llámale la atención cuando lo haga para que comprenda y facilítale un juguete para morder. Durante el periodo de celo, el comportamiento del conejo suele variar un poco, las hembras pueden volverse territoriales y empiezan a cuidar su madriguera, los machos pueden orinar en otras zonas o ser hostiles.

Jaula
Debes proporcionarle una jaula más o menos amplia, ya que son animales activos, lo necesario además de la jaula serán virutas de álamo o paja que servirá como colchón, una caja de arena o esquinero para sus necesidades, plato de comida y recipiente para agua de cerámica, alimentos. Un conejo adulto necesitará una jaula mínimo de un metro.

Otros cuidados

  • No sobrealimentarlo.
  • Mantener las uñas del conejo cortas, recortarlas con cuidado poniéndolo boca arriba, no recortar muy arriba porque pueden sangrar, tienen una vena en el centro de la uña.
  • Los conejos no son mascotas adecuadas para niños muy pequeños.
  • Al incluir un alimento nuevo, ofrecerle un poco para ver si no le cae mal, proporcionarle siempre agua fresca.