El otro catolicismo: la iglesia católica ortodoxa

La iglesia católica romana se dividió con el llamado Cisma de Oriente y Occidente, el 16 de julio de 1054. La división empezó cuando el emperador “Constantino el Grande” decidió en el 313 d.C que la capital del Imperio romano dejaría de ser Roma y sería Constantinopla, de esta manera la iglesia católica se dividió en la iglesia apostólica romana y la iglesia apostólica ortodoxa. La fe ortodoxa está extendida por países de Grecia, Chipre, Rumania, Serbia, Rusia, Ucrania.

En la iglesia ortodoxa no existe un papa, la administración se realiza por patriarcas en algunas zonas: patriarca de Jerusalén, de Antioquía y Oriente, de Alejandría, de Constantinopla, de Moscú, de Bulgaria, de Rumania y de Georgia , la autoridad suprema es el Concilio Ecuménico.

La iglesia ortodoxa es una de las grandes comunidades cristianas luego del catolicismo romano y las iglesias protestantes.

Diferencias

Aunque de origen común, ya que ambas fueron una sola por más de dos mil años, presentan varias diferencias:

  • En la iglesia ortodoxa no existen órdenes,  tampoco congregaciones.
  • El bautismo se realiza a través de la inmersión, luego de este sacramento se realiza la confirmación.
  • Luego de la confirmación se da a los niños el sacramento de la comunión de los fieles en que deben ayunar desde la medianoche.
  • En la confesión el sacerdote no se le da la facultad del perdón de los pecados.
  • Los sacerdotes pueden ser casados.
  • El obispo debe ser célibe.
  • La unción a los enfermos puede darse a cualquiera que padezca una enfermedad grave, no solo en caso de muerte.