Archivo de la etiqueta: gatos

¿Qué hacer en caso tengamos un gato con gripe?

No solo los perros se pueden resfriar. Los gatos también pueden padecer este mal y se ve afectado tanto como lo pueden estar lo humanos. El resfriado suele desaparecer en una semana, pero hay algunos pasos que pueden ayudar para que tu felino pueda sentirse bien.

gato-resfriado

Recomendaciones:

Trata de que tu gato se alimente. Ofrécele comida en lata más que comida seca porque tiene un olor más fuerte y trata de alimentarlo con un poco de atún. Cuando un gato tiene un resfriado, posiblemente no tenga mucho apetito. Como su nariz está congestionada no puede sentir el olor de la comida. Debe ingerir alimentos para que se pueda mantener fuerte.

Coloca un humidificador en la habitación en la que se encuentre tu mascota. Si agregas humedad al ambiente, su congestión se puede aliviar y su respiración mejorar.

Asegúrate que tu gato tenga un constante suministro de agua fresca. Necesita beber agua para prevenir la deshidratación.

Limpia cualquier secreción de los ojos del felino con agua tibia y un paño suave o bolita de algodón. Este ayudará a prevenir que se forme una costra alrededor de los ojos y la nariz; si la mucosidad es amarilla o verde, el gato puede tener una infección y deberías llevarlo al veterinario.

Lleva a tu gato al veterinario si su condición no mejora o empeora en siete o diez días. Un resfriado puede desarrollar una situación más seria, como neumonía, que requiere tratamiento médico.

Algunas mentiras acerca del pelo de gato

Mucho se dice de los gatos, culpado algunas veces por antiguas creencias: Que esteriliza a las mujeres, que uno se traga su pelo se formará una bola de pelo en el cerebro u otros órganos. Todo esto causa que estas afirmaciones se sigan creyendo pese a que no cuentan con un fundamento claro.

img_como_adoptar_un_gato_2503_orig

1. El pelo de gato deja estériles a las mujeres

Este mito proviene por el temor a la enfermedad de la toxoplasmosis, que como se sabe, se contagia fácilmente a las personas por consumir agua sin hervir, carne mal cocida, vegetales mal lavados y contacto con tierra o plantas. El pelo no tiene nada que ver aquí. Si un gatito se contagia de toxoplasmosis eliminará éste parásito a través de sus heces y para contagiar a una persona tendría que comerse las heces del gato. ¿Difícil verdad?

2. El pelo del gato es del diablo

No se sabe el origen de esta afirmación pero hay algunas generaciones que aún la mantienen. El pelo de gato es solo de gato, así como el cabello humano es de humano, el pelo de perro es de perro. No hay poder maligno en el pelo de los mininos, es una locura relacionarlos con entidades diabólicas, práctica común en la EDAD MEDIA, cuando la gente creía que las habilidades del gato eran “sobrenaturales”.

3. El pelo de gato transmite enfermedades

No es cierto. Lo único que puede generar son alergias pero no por responsabilidad del gano sino porque la persona alérgica reacciona ante los alérgenos del ambiente (lo mismo puede ocurrir con el polvo, polen y otras partículas). También se dice que si un pelo de gato entra al ojo, la persona se queda ciega, algo totalmente carente de veracidad.

4. El pelo de gato forma quistes

Es bastante difícil que nos traguemos un pelo, pero si eso sucediera, pasará por todo el proceso natural de digestión. No se quedará dentro de nuestro cuerpo multiplicándose mágicamente hasta convertirse en una gran masa peluda. Resulta absurdo afirmar eso.

5. El pelo de gato provoca asfixia a los bebés

Finalmente, mucho se cree que los bebés se pueden asfixiar con el pelo de gato. Estos son solo mitos lamentables que afortunadamente van quedando en el pasado. Eso si, se sabe que si se expone al bebé en ambiente de mascotas se reforzará su sistema inmunológico acostumbrando al organismo a este entorno, por lo tanto disminuye el riesgo de padecer alergias más adelante.

Los gatos y la toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad contagiosa producida por un parásito, el toxoplasma gondii. Es muy común y mucha gente es infectada sin saberlo, en la mayoría de casos no presenta síntomas o los presenta de manera leve, tampoco tiene consecuencias graves, y quedan inmunizados de por vida.

Sin embargo, hay casos en personas como: mujeres embarazadas, niños y ancianos o personas con el sistema inmune deprimido como portadores del VIH,  en que los efectos pueden ser graves, en las mujeres gestantes puede provocar malformaciones en el feto o  abortos espontáneos.

Mitos y verdades sobre los gatos y la toxoplasmosis

En realidad el contagio de toxoplasmosis es más común por la contaminación de alimentos, que a través de los gatos. El parásito se encuentra en la carne cruda (cordero, res, cerdo) por ello la infección puede producirse por consumo de carne mal cocida, manipulación de la carne cruda sin lavarse luego,  comer frutas y verduras contaminadas o consumir leche sin pasteurizar.

Para que el contagio de gatos a humanos se produzca el gato tendría que haberse infectado a través de carne cruda (por caza de ratones u otro animal), si esto sucede el gato expulsará  los ooquistes del parásito a través de sus heces y luego de 24 horas se convertirán en focos infecciosos. Por ello, el contagio sucede por la mala manipulación de las heces en el momento de la limpieza. La toxoplasmosis no se adquiere por contacto con el pelo de gato o su saliva, los ooquistes del parásito sólo se expulsan en los excrementos.

En la mayoría de casos, el gato no presenta síntomas y no le traerá consecuencias,  si los presenta serán diarrea, anorexia (falta de apetito) y decaimiento, en pocos casos como en gatos con problemas inmunitarios como los que padecen inmunodeficiencia felina, leucemia felina, en cachorros o gatos ancianos, puede provocar daños en el hígado o pulmón, la detección temprana asegura el éxito del tratamiento.

MI gato y mi embarazo

En realidad, la convivencia con el gato durante el embarazo no tiene porque ser riesgosa.  Si se toman las medidas adecuadas de higiene como las que señalamos en las líneas siguientes, puede pasar esa etapa de su vida con su querida mascota sin ningún problema.

Medidas de prevención

  • Si está embarazada, encargue a otra persona que limpie la caja de arena o el lugar donde el gato defeca.
  • Usar guantes al limpiar la caja de arena o las heces del gato.
  • Alimente a su gato con comida especial para él o si le das comida casera asegúrate de que esté bien cocida.
  • Evite trabajos de jardinería durante el embarazo.
  • La limpieza de la caja de arena debe ser diaria.
  • Si está gestando de preferencia absténgase de llevar un gato nuevo a casa.

Cómo preparar a tu mascota para ir al veterinario

Llevar a nuestra mascota al veterinario puede ser problemático y estresante para mascotas y dueños, porque además de que el dueño ya se encuentra preocupado por el problema que tiene su mascota, ésta también puede reaccionar de manera inadecuada debido al estrés cuando se encuentre en la veterinaria.

Algunas mascotas al llegar al lugar lo reconocen y expresan su miedo lo que puede complicar que las atiendan. Por ello es aconsejable tomar algunas medidas:

Primero, lo mejor para llevarlo al veterinario es utilizar un transportador, no llevarlo en brazos.

Si la mascota es un gato es casi obligatorio hacer uso del transportador, de no hacerlo le generaría demasiado estrés ver la calle y llegaría mucho más nervioso al momento de ser atendido. Otro inconveniente de llevarlo cargado es que puede soltarse y moverse dentro del carro lo que puede ser peligroso.

Sólo se aconseja llevarlo en brazos si se trata de cachorros o a menos que la situación de emergencia exija llevarlo así.

Siempre llevar la correa a la veterinaria para que sea más fácil sujetarlo y porque podría intentar escapar, también porque se podría encontrar con otros animales y reaccionar queriendo atacar o escondiéndose.

Compórtate normal, el perro percibe el nerviosismo por tu voz y lenguaje corporal, actúa firmemente y habla con voz tranquila.