Los perros del Curro

En una tranquilo pueblo de España vivía un reconocido torero llamado “El Curro”. Con mucha desgracia para él, muy cerca de su casa se mudó un chino. Este, al verlo y reconocerlo, quiso saludarlo cordialmente, pero, claro, el chino no pronunciaba bien la erre y su saludo quedó así: “buen día, señol culo”.

El Curro, muy enojado, lo dejo pasar por alto, pero al día siguiente se repite el hecho, una y otra vez.

El Curro, entonces, se compró dos perros asesinos y los entrena para atacar al chino. Cuando el chino se acerca a saludarlo, se los manda. El chino advierte que los perros se le vienen encima, saca dos cuchillos de entre las ropas y se apronta para enfrentar a los perros. El Curro se da cuenta que el chino le va cortar a los perros, pega un silbo y los perros entran nuevamente a la casa.

La situación se repite varios dias hasta que, cansado, el chino hace la denuncia en la comisaría . El policía le pregunta:

¿Cuál es su problema?, y el chino le dice:

“Mile, señol policía, mi denuncia es polque los Pelos del culo no me dejan caminal”.

El comisario pensando que el chino esta loco le sigue el juego y le dijo: “ y bueno, amigo, córteselos”.

Y el chino le responde:   Si eso es lo que quielo hacel, pelo cada vez que los voy a coltal el culo silba y los pelos se van pala adentlo.”