Archivo de la categoría: General

Cómo hacer que el bebe deje de usar pañales

Dejar los pañales es una meta muy importante tanto para el niño como para los padres, conseguido el objetivo el niño se sentirá más cómodo y con mayor movilidad.

El momento en que se debe quitar los pañales a los niños depende de la maduración de sus esfínteres generalmente entre los 18 y 36 meses, hay niños que lo pueden conseguir antes de los 18 meses y otros que no lo hacen hasta pasado los 3 años los cuales tienen un problema adicional para aprender a orinar, acostumbrarse a la taza.

Seguir leyendo Cómo hacer que el bebe deje de usar pañales

Atragantamientos en los niños

Siempre es una alegría para los padres ver que sus niños ya saben caminar, pero también tiene un peligro cuando ellos aprovechan ese avance en su etapa de vida para explorar varias experiencias.

Las monedas son los ‘objetos’ preferidos por los pequeños, seguido de juguetes pequeños, globos, trozos de revistas, jabón, plastilina.

La desesperación y preocupación de los padres es entendible, pero en el 80% de los casos, el objeto pasa a través del sistema digestivo y se elimina junto con las heces. Cuando es un objeto punzante, el niño sufre un atragantamiento por lo que se deben tomar medidas de seguridad.

Monedas:

A los niños les fascinan los objetos redondos y brillantes. Al no tener bordes, la mayoría pasan por el tracto intestinal sin más y se eliminan a las 24 y 36 horas con las heces.

Si se las tragan, se debe pedir una cita con el pediatra para que éste siga los movimientos de las monedas por el tubo digestivo con sucesivas radiografías.

Pilas de Botón:

Su ingesta si se considera una urgencia médica porque contienen sustancias tóxicas como el mercurio, zinc o litio; los que pueden producir una quemadura importante de la mucosa gástrica o esofágica.

Si se las tragan, se debe acudir a urgencias para sacar el objeto peligroso lo más rápido posible.

Frutos Secos:

Este tipo de alimentos (como el maní), deben estar prohibidos en la dieta de los niños, pues al no estar acostumbrados a triturarlos de manera adecuada, se corre el riesgo de que pasen de la boca a las vías respiratorias, lo que puede generar un atragantamiento y asfixia.

Tampoco deben consumir aceitunas con hueso, cerezas, chicles ni caramelos y, con precaución y bajo supervisión paterna, alimentos como salchichas, calamares, pulpo o palomitas de maíz.

Recuerde que:

Un niño puede estar asfixiándose y necesitar ayuda inmediata si:

  • No puede respirar
  • Jadea o boquea, haciendo esfuerzos para respirar
  • No puede hablar, llorar ni emitir sonidos
  • Se pone azul
  • Se sujeta la garganta o agita los brazos
  • Parece aterrado

Ante situaciones de asfixia en niños, es recomendable:

  • Si un niño se está asfixiando y tosiendo pero puede hablar y respirar, la vía respiratoria no está completamente obstruida y es mejor no hacer nada. Probablemente el niño se encontrará bien tras un buen ataque de tos. No intente sacarle el objeto de la garganta o de la boca ni tampoco darle palmadas en la espalda. Cualquiera de estos pasos podría empujar el objeto todavía más abajo en la vía respiratoria y empeorar la situación. Acompañe al niño y mantenga la calma hasta que termine el episodio.
  • Si un niño está consciente pero no puede respirar, hablar ni hacer ruidos o se está poniendo azul, la situación requiere los empujes abdominales de la maniobra de Heimlich. Inicie los empujes abdominales, si ha recibido preparación al respecto. Si no lo ha hecho ni hay otra persona que pueda realizarlos, llame al número de emergencia y pida ayuda.

 

Los frutos secos y los riesgos que representan para los niños

¿Los padres de familia conocen realmente el riesgo de los frutos pequeños que le dan a sus hijos? A ellos les encanta, pero pocos son aquellos que desconocen el riesgo que hay de atragantamiento y asfixia.

Los niños menores de cinco años no deberían comer frutos secos. Sus muelas no tienen la capacidad de triturar las castañas, maní, nueces o almendras. En consecuencia, hay el riesgo que sean aspirados por el pulmón del niño desde la boca hasta las vías respiratorias, sin ir donde debería ir: la vía digestiva. Esto, obstruye la vía aérea del niño y produce una asfixia inmediata con infección incluída en varias zonas del pulmón.

Las almendras y aceitunas son los productos más demandados por los padres de familia. Los niños aprenden a comer lo mismo. En este caso, lo ideal es cambiar las preferencias por papas o embutidos. Los médicos dicen que en el otoño, aumentan los atendimientos en los ambulatorios de casos muy graves de niños con frutos secos dentro de los bronquios y en el pulmón.

Los frutos secos para los niños deben ser molidos o triturados y nunca enteros. En todo caso, si perdió la atención y nota que después de comer un fruto seco, el niño mpieza a toser, a respirar mal y que su carita y labios se ponen de color morado, llévelo inmediatamente a urgencias y a la vez reaccione recurriendo a algunas técnicas de primeros auxilios.

Debe realizar fuertes golpes en la espalda de la criatura, para provocar la tos y expulsión posterior de lo ingerido. Si eso no da resultados, intente comprimir con fuerza el estómago del niño, abrazándolo por detrás.

¿Qué detalles debemos tener en cuenta para adquirir un coche para bebés?

Para los padres primerizos, resulta un poco tedioso la labor de escoger los primero implementos como la cuna, la cómoda, la ropa, decoración y el coche. Precisamente nos centraremos en este tema.

Un coche de paseo debe tener las siguientes características:

Cinturón de seguridad de 5 puntos: Los coches que tienen este tipo de cinturones presentan una mayor seguridad para el bebé en caso se llegue a volcar. El niño permanecerá asegurado al asiento, haciendo hincapié en el pecho y la cintura. Para que funcione de la manera correcta, se debe ajustar el cinturón al cuerpo del bebé de manera que le quede cómodo más no flojo. No olvidar asegurarlos pues ellos son muy inquietos y ante cualquier descuido, pueden caer del coche.

Asiento reclinable: Los bebés recién nacidos deben permanecer en asientos que se reclinen completamente, pues los músculos del cuello no están desarrollados por completo. De todas maneras, pese a que esté más grandecito, es más cómodo que el asiento permanezca reclinado en caso se queden dormidos o quieran descansar.

Sombrilla amplia: Si vives en un lugar con sol en exceso o lluvia, es indispensable una buena sombrilla en el coche. Debe ser ancha y que cubra por lo menos su cabeza, hombros y brazos para que esté protegido del clima.

Manejo fácil: Un cochecito debe ser fácil de doblar y guardar sea en la maletera o en el clóset. Deben tener también buenos frenos y una canastilla que sea de fácil alcance y uso. No olvide que todos estos consejos los puede seguir en la misma tienda donde adquiera el coque, para que así no hayan problemas en caso se pruebe en el hogar.

Medida del coche: Este procedimiento debe cumplicarlo con el coche abierto y cerrado, asegurándose que quepe en el auto o en el closet.

Coche sin muchas piezas de plástico: Las partes de metal ofrecen una vida más útil. Muchos fabricantes ofrecen extras como posa vasos, sombrillas, accesorios, etc. No las compre porque hace que el coche sea más pesado y aumente también su costo.

Investigue antes de adquirir uno: Internet es importante para saber qué coche se desea comprar. Mire e investigue sobre fabricantes y que los coches sean apropiadas para la edad, altura y peso del bebé, además de las especificaciones de peso, tamaño, y el cumplimiento de los requisitos de seguridad.

¿Qué hacer en caso de asfixia en niños?

Cuando un niño se está ahogando o asfixiando, es porque un alimento o un juguete, se le ha quedado alojado en la traquea e impide que el aire fluya con normalidad desde y hacia los pulmones.

La traquea esta protegida por un pequeño colgajo o pliego de cartílago llamado epiglotis. La traquea y el esófago comparten un orificio en la parte posterior de la garganta, y la epiglotis actúa a modo de tapa, cerrándose sobre la traquea cada vez que la persona traga. Eso permite que los alimentos pasen hacia el esófago e impide que bajen por la traquea.

Pero, hay momentos en que la epiglotis no se cierra de prisa y los objetos se cuelan o deslizan por la traquea.

En la mayoría de los casos, el alimento u objeto bloquea la traquea parcialmente y es probable que sea expulsado tosiendo y la respiración se vuelva a restablecer. Un niño que se atraganta, se podría recuperar sin ayuda, aunque no deja de ser un momento complicado para un padre o una madre.

En algunas oportunidades, el objeto puede entrar en la traquea y obstruir por completo el paso del aire. Si el flujo del aire queda obstruído y el cerebro deja de recibir oxígeno, la asfixia por aspiración se puede convertir en una emergencia que incluso, puede poner en peligro la vida del niño.

Un niño puede estar asfixiándose y necesitar ayuda inmediata si:

  • No puede respirar
  • Jadea o boquea, haciendo esfuerzos para respirar
  • No puede hablar, llorar ni emitir sonidos
  • Se pone azul
  • Se sujeta la garganta o agita los brazos
  • Parece aterrado

En estos casos, se debe proceder con los empujes abdominales de rescate, conocido como «maniobra de Heimlich».

Ante situaciones de asfixia en niños, es recomendable:

  • Si un niño se está asfixiando y tosiendo pero puede hablar y respirar, la vía respiratoria no está completamente obstruida y es mejor no hacer nada. Probablemente el niño se encontrará bien tras un buen ataque de tos. No intente sacarle el objeto de la garganta o de la boca ni tampoco darle palmadas en la espalda. Cualquiera de estos pasos podría empujar el objeto todavía más abajo en la vía respiratoria y empeorar la situación. Acompañe al niño y mantenga la calma hasta que termine el episodio.
  • Si un niño está consciente pero no puede respirar, hablar ni hacer ruidos o se está poniendo azul, la situación requiere los empujes abdominales de la maniobra de Heimlich. Inicie los empujes abdominales, si ha recibido preparación al respecto. Si no lo ha hecho ni hay otra persona que pueda realizarlos, llame al número de emergencia y pida ayuda.

 

Cómo inculcar el hábito de lectura en los niños

La lectura en los niños refuerza sus capacidades lingüísticas, aprenden las palabras de manera más veloz, ayudan a su comprensión y amplian su vocabulario.

Propiciar desde que son niños este hábito facilitará más adelante su desempeño en el área escolar, además de enriquecer su vida y ampliar sus horizontes con nuevos conocimientos.

Cómo incentivo el hábito de lectura en mi hijo

Siempre es mejor acercarlos desde pequeños a los libros. Al comienzo, los padres pueden narrarle cuentos a los pequeños y comprarles libros de acuerdo a su edad.

Se puede usar como gancho inicial cuando son niños muy pequeños, libros con varias ilustraciones, con historias de acuerdo a su edad.

Consejos útiles:

La fuerza del ejemplo
Si los niños observan a sus padres leer usualmente, seguramente lo harán ellos también. Se debe crear un ambiente propicio en la casa para
la lectura, que los niños tengan acceso fácilmente a los libros.

Presentarles libros antes de que sepan leer

Sembrarles curiosidad, narrarles historias, instrucciones de juegos. Indagar en los gustos del pequeño, nunca forzarlos, leer debe ser para ellos una actividad recreativa, los padres deben ofrecerles libros de acuerdo a su edad.

Planificar las actividades del niño

Algunas actividades pueden absorberlos de tal manera que no deje espacio para la lectura, ejemplo de ello son videojuegos o televisión que al ser más visuales y requieren menos concentración pueden hacer menos atractivo el hábito de lectura.

No repetir constantemente lo aprendido

Esto puede provocar aburrimiento en el niño, tampoco obsesionarse y obligarlo a leer todo el tiempo, los pequeños requieren de otras actividades de ocio, como actividades físicas al aire libre, juegos, paseos, sociabilizar con sus compañeros.

 

 

Consejos para elegir la mochila ideal para el colegio

mochilaDurante la temporada escolar. La mayoría de padres se preocupan en elegir los útiles escolares adecuados, y lo mismo sucede con las prendas para asistir a clases. Sin embargo, el accesorio fundamental para el transporte de los útiles del niño o adolescente no suele tener la misma atención y cuidado.

Recuerde que la mochila transportará durante un largo periodo los útiles y materiales de trabajo del centro de estudio. Los dolores de espalda son comunes cuando la mochila no equilibra el peso de forma adecuada.

Se recomienda que el peso que transporta una mochila uno debería sobrepasar el 10% del peso del niño. Así que primero se tiene que racionalizar la cantidad de materiales que se transporta. El estudiante debe llevar sólo lo necesario para su día de estudio.

Otro factor importante es el material con que el que está hecho la mochila y la funcionalidad de ésta. Hoy en el mercado existen diversos tipos de mochilas, pero no todas son las ideales. Crepier Stores, da algunas recomendaciones para tener en cuenta al momento de comprar una mochila:

· El tamaño de la mochila debe ser de acuerdo al tamaño del niño. No debe sobrepasar la superficie de la espalda.
· Elija una mochila anatómica. Con tirantes acolchados y regulables, lo que facilita que se amolde al cuerpo y permita un mejor movimiento.
· Las mochilas anatómicas también deben contar con el espaldar acolchado.
· Asegúrese que la mochila tenga varios compartimientos o bolsillos. Esto será muy útil al momento de distribuir el peso.
· Para las mochilas con ruedas, la manija de arrastre debe ser anatómica y el brazo deslizable deber ser curvo. Esto permite un mejor equilibro del peso.
· Las ruedas deben ser selladas para prevenir averías por el agua, suciedad y barro.

Por eso, antes de escoger una mochila con los colores, el personaje o dibujo animado de moda, fíjese en la calidad de los materiales, que sea anatómica y sobre todo funcional.

Estudio afirma que niños menores de dos años no deben ver televisión

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para muchos padres de familia, es tentador sentar a sus hijos pequeños al frente del televisor, especialmente si los programas o videos se anuncian como «educativos».

La Academia Estadounidense de Pediatría, advirtió en el 2011 que los programas o DVD dirigidos a menores de dos años y que se anuncia como educativos, no tienen ninguna utilidad para estimular las capacidades cognitivas y sociales del infante, indicó la organización.

Además, agregó que podría tener un impacto negativo en su desarrollo.

El organismo acaba de publicar nuevas recomendaciones sobre el uso de los medios de comunicación en los menores de dos años. Y su conclusión es: la televisión no es buena para estos niños. Probablemente hasta es mala.

El informe, presentado durante la conferencia anual de la AAP en Boston, no encontró evidencia de que estos programas ayuden a los niños en su desarrollo intelectual o social.

Esto se debe simplemente a que los niños no pueden entenderlos. «Estos primeros años son cruciales para el desarrollo del niño» dice la AAP.

«Y nos preocupa el impacto de los programas de televisión dirigidos a los menores de dos años porque pueden afectar el desarrollo del niño».

«Los pediatras nos oponemos firmemente a esta programación dirigida, especialmente cuando se utiliza para promover juguetes, juegos, muñecos, alimentos insanos y otros productos para infantes», señala el organismo.

Según la AAP la pantalla de TV limita el juego creativo del niño y reduce la interacción con sus padres o con otros niños. La TV también puede interrumpir sus rutinas de sueño o alimentación, los cuales son procesos críticos en el desarrollo del infante.

La AAP publicó en 1999 sus primeras recomendaciones sobre el uso de los medios de comunicación en los menores de dos años y ya entonces había concluido que era mejor no utilizarlos. Desde entonces se han llevado a cabo varios estudios sobre el impacto de la televisión en este grupo de edad.

¿Cómo cuidar a los niños en invierno?

El frío se agudiza y con ello, los catarros y gripes se vuelven frecuentes y los niños no son ajenos a estos malestares, más aún si tenemos en cuenta que ellos son los más propensos a coger infecciones respiratorias.

Para ello, se deben tomar medidas para prevenir las infecciones respiratorias y en especial, para darles pelea una vez que aparecen.

1. Evitar lugares cerrados y con alta densidad de población:

El hacinamiento facilita la transmisión de los microbios productores de varias enfermedades como gripe, laringitis, otitis, catarros, amigdalitis y neumonía. El niño, debe realizar sus actividades con normalidad, pero debe evitar el contacto con personas con tos, fiebre o diarrea.

2. No excederse en la calefacción:

Encender la calefacción en días intensos de frío siempre es una buena opción, pero sobrepasar los 22 grados reseca el aire y también las secreciones de la nariz y las vías respiratorias, elementos importantes para limpiar de gérmenes el aire.

3. Humidificar el aire:

Como la calefacción reseca el aire, se debe hacer algo para contrastar ese efecto. Basta con poner recipientes con agua en la habitación de está el niño.

4. Mantener hidratado al niño:

Una buena hidratación es importante para que el sistema inmunológico funcione de manera correcta. Para ello, al niño se le debe ofrecer agua de manera constante, aunque la rechace, pues el consumo de líquido debe ser frecuente.

5. Ofrécele zumos y frutas:

No conviene forzar al niño a comer, pero lo mejor que se puede hacer es ofrecerle zumos y frutas que contienen vitaminas. Otra opción es el yogurt, pues ayuda a mantener la flora intestinal, alterada por las infecciones o por el uso de antibióticos.

6. Enseñar a toser:

La tos es el mecanismo principal para limpiar las vías respiratorias de los mocos y flemas, pero muchos niños no saben cómo hacerlo. Eso sí, nunca le dé jarabes para la tos, pues ésta es necesaria para la curación.

7. Ropa de abrigo adecuada:

Si hace mucho frío, se recomienda ponerle al niño un gorro pues en la cabeza se pierde mucho calor. Además, bufanda, guantes y ropa de abrigo en capas, para aumentarlas o disminuirlas según la temperatura, al pasar de espacio abierto a cerrado o viceversa.

Cuando se hace deporte, lo mejor es no llevar demasiado abrigo y que se cambie en cuanto termine. El cuerpo evapora el sudor, quita el calor al organismo y deja el cuerpo frío, lo que facilita las infecciones.

8. Dejar acceso al aire libre:

Pese al frío, deje jugar al niño en la calle o en zonas deportivas. Si está mal, no le apetecerá salir a la calle. Si se lo pide, es que no se encuentra mal, y tenerlo encerrado en casa no va a solucionar nada.

9. Consultar al médico en caso de fiebre elevada:

Si tiene más de 38 grados de fiebre, respiración ruidosa o dificultosa, acuda sin demora al centro de salud más cercano.

10. No es necesario acudir al médico por un simple resfriado:

Si en el niño no se ve nada anormal, más allá de la tos y los mocos, no debe preocuparse por medicarlo. El lavado de nariz con suero salino (agua y sal) es suficiente. El resfriado se curará por si solo en un par de días.