Archivo de la etiqueta: deshidratación

Prevenga la insolación durante el verano

La insolación es un cuadro clínico que se presenta por una exposición prolongada a los rayos solares, sucede cuando el cuerpo es sometido a altas temperaturas y no puede enfriarse a través del sudor porque la temperatura del ambiente lo evapora rápidamente y no permite que el sudor regule el calor del cuerpo lo que provoca un sobrecalentamiento en el organismo, esta condición puede originar graves complicaciones o la muerte.

Síntomas y signos:

Las señales de que se está sufriendo una insolación son:

Piel seca y caliente pero sin sudor
Falta de aire
Debilidad
Náusea y vómitos
Aceleramiento de latidos cardíacos
Confusión
Eritema solar, piel enrojecida
Sed intensa
Fiebre
Calambres
Convulsiones, pérdida de conocimiento en casos más graves

La gravedad del cuadro dependerá del tiempo de exposición y la edad de las personas, los  niños y ancianos son los más vulnerables a presentar este problema, también las personas con el sistema inmunológico comprometido o que usen ciertos medicamentos pues pueden propiciar o agravar el cuadro, algunos de ellos son los antihistamínicos, antihipertensivos, antidepresivos, laxantes, anticonvulsivantes o los prescritos para problemas de tiroides.

Cómo prevenir la insolación

No exponerse al sol por mucho tiempo, una hora puede bastar para provocar este problema.
Usar gorros de ala ancha y colocarse bajo la sombra o usar una sombrilla, también debe aplicarse un bloqueador solar mayor a 30.
Siempre beber agua antes de realizar una actividad al aire libre. Las gaseosas, el té o café
y el alcohol no sirven como rehidratantes.
Si realiza alguna actividad al aire libre, descanse frecuentemente y beba agua aunque no tenga sensación de sed.
Trate de no realizar ejercicios o actividades muy fuertes al aire libre entre las 10 a.m y 4 de la tarde.
Use ropa clara de materiales ligeros y suelta.

Qué hacer si  presenta síntomas de insolación

Se debe llevar a la persona rápidamente a la sombra o a un lugar ventilado, aplicarle paños con agua o bolsas de hielo en la cabeza, ingles y axilas con mayor razón si presenta fiebre.
Colocarlos en posición de  semisentado (la cabeza en alto) y retirarle el exceso de ropa para que se enfríe. También puede abanicar a la persona mientras moja su piel.
Déle de beber agua tibia en pequeños sorbos,  puede rehidratarlo con esta mezcla:  combine un litro de agua con ocho cucharaditas rasas de azúcar y una cucharadita de sal.

La insolación en algunos casos puede ser mortal,  se debe transportar a la persona a un centro de salud para que evalúe su caso y le brinde un tratamiento adecuado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuidado con la deshidratación en verano

La deshidratación se presenta con mayor frecuencia durante el verano, es cuando el cuerpo pierde líquidos que no son repuestos, puede ser de leve a muy grave y puede ocasionar la muerte si no es tratada.

La perdida de líquidos puede ser provocada por exceso de sudoración; vómitos y diarrea, a causa de alguna enfermedad, excesiva eliminación de orina por diabetes o consumo de diuréticos o por fiebre.

Síntomas en adultos
Los síntomas en adultos en las primeras etapas son sed, orina cargada de color intenso y con olor fuerte, estreñimiento en algunos casos, también pérdida de la capacidad de concentración y de la memoria a corto plazo.

Síntomas en bebés
Decaimiento hasta coma en casos más graves
Disminución de la orina
Ojos hundidos
Mollera o fontanela hundida
No expulsa lágrimas

Cuando ir al médico
Si la persona presenta:
Mareo
Letargo
Confusión
Vértigo
Latidos cardiacos rápidos
Vómitos en bebés muy pequeños
Ausencia de gasto urinario en 8 horas
Ojos hundidos
Molleras hundidas
No expulsa lágrimas
Si ha tenido diarrea por más de 5 días
Micción excesiva

Prevención
Consumir siempre líquidos sobre sólo en climas cálidos, sobre todo si práctica ejercicios en un día soleado,.
Usar ropa clara y ligera.
Evitar bebidas que contengan alcohol.
Los adultos deben beber entre 8 y 12 vasos de agua al día y los niños hasta 7 vasos, también es conveniente consumir frutas jugosas.

Los tratamientos son: administrar líquidos si es leve, poco a poco, si los deshidratados son bebés y niños usar una jeringa sin aguja o una cuchara, ya que dársela directamente provocaría vómitos.
También se recomienda suero o soluciones con electrolitos, no son recomendadas las bebidas isótonicas o deportivas al tener azúcar puede ocasionar diarrea. Consultar al médico para evitar que el caso se agrave o si no se sabe cuanta agua administrar.
En casos agudos acudir urgentemente al médico, al paciente se le administrará líquidos vía intravenosa.