Pensar en exportar a otros mercados frente a nueva crisis de EEUU

Algunos analistas adelantan que los problemas en Estados Unidos y Europa pueden desatar una crisis muy similar a la de 2008. La lógica es mirar otros mercados, pero realmente ¿nos conviene apuntar a establecer una mayor relación comercial con países como Venezuela, Ecuador, Bolivia o Argentina?.

El comercio no distingue de ideologías y en ese sentido, la relación con estos países es sumamente importante, sobre todo para las pequeñas empresas que están iniciándose en el rubro exportador.


Sin embargo, desde hace varios años, el Perú viene adoptando una serie de medidas de apertura comercial, a través de de tratados de libre comercio (TLC), que nos facilitan el acceso a un mercado que en conjunto engloba a casi la mitad de la población mundial.

De ahí la importancia de establecer una buena estrategia de promoción de exportaciones que nos permita diversificar los destinos de los productos peruanos de la manera más eficiente, y enfrentar así  la menor demanda de nuestros principales socios comerciales: Estados Unidos, China y los países Europeos.

De acuerdo a estadísticas de Aduanas, en 2010, de los US$35,000 millones en exportaciones totales reportados, las ventas hacia los mercados sudamericanos representó un poco más de US$5,000 millones, de los cuales US$3,000 millones en productos se dirigieron a Brasil, Colombia y Chile. Este último país, nuestro vecino sureño con el cual mantenemos un TLC, demandó productos peruanos por US$1,371 millones.

Por su parte, los mercado de Argentina, Venezuela, Ecuador y Bolivia demandaron productos por US$1,800 millones, aunque en este caso predominan las manufacturas dentro de la oferta exportable peruana.

Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, adquirió en 2010 productos peruanos por más de US$5,700 millones y China superó los US$5,400 millones, aunque en ambos casos el grueso de la oferta correspondió a minerales en términos de valor (más de la mitad).

Costo beneficio

Al igual que en el mercado interno, los segmentos de consumidores más preciados son aquellos de alto poder adquisitivo y rápida rotación en sus compras, pues nos permiten operar con un mayor margen en cuanto a precios y generar un flujo contínuo de despachos, que en contraparte compensen largamente el costo de las mayores exigencias de calidad y envasado.

Bajo este criterio, si damos un revisión rápida de los mercados con los cuales Perú tienen preferencias arancelarias y que eventualmente no sufrirían tanto los efectos de las crisis internacionales nos encontramos con las plazas de Corea del Sur y Canada.

Estos mercados si bien requieren un mayor esfuerzo de acercamiento por las diferencias de idioma, costos de flete y costumbres, tienen un amplio potencial de desarrollo comercial. Inclusive China, a pesar de la crisis, por la magnitud de su mercado (1,300 millones de habitantes) ofrece una sólida demanda en segmentos de alimentos e insumos para su industria.

Por otro lado, la Sociedad de Comercio Exterior (Comex Perú), recuerda que en contextos díficiles, Estados Unidos ha privilegiado el comercio con sus socios. “La experiencia dice que, durante la crisis de 2008, las exportaciones de países como Argentina, Brasil, Venezuela o Trinidad y Tobago hacia Estados Unidos sufrieron fuertes caídas en comparación con otros países que ya poseían un TLC suscrito”.

Según el gremio comercial, en escenarios de crisis, lo primero que se deja de comprar son aquellos bienes de consumo postergables, lo que afectaría al sector no tradicional como los textiles, la joyería o las manufacturas. En contraste, refiere Comex, el sector agropecuario no se vería tan perjudicado en el corto plazo debido a que son bienes de primera necesidad.

Si hacemos un paralelo con la última crisis financiera del periodo 2008-2009, los sectores más afectados fueron, efectivamente, el sector textil (-US$204 millones, -25.24%); varios, el cual incluye joyería (-US$23 millones, -30.3%); y maderas y papeles (-US$24 millones, -47.7%). Por su parte, el sector agropecuario solamente tuvo una contracción del 0.98%, equivalente a -US$6 millones. En este caso, cabe resaltar que el consumo de alimentos sí podría verse perjudicado en el caso de que, esperemos que no, los efectos de la crisis sean prolongados en el tiempo.

De vuelta al barrio

Volviendo a Sudamérica, de acuerdo a los especialistas las miradas deberían apuntar a la plaza brasileña, sobre todo ahora que está por completarse el acceso por la carretera interoceánica sur, lo que reduce sustancialmente los costos de transportes.

Colombia y Chile también no dejan de ser mercados interesantes para los productos de valor agregado, sobre todo por la gran variedad de productos demandandos.

En el caso venezolano las exportaciones han estado concentrada en el sector textil, pero por los problemas en el cobro por el control de divisas y la situación económica del país llanero, los confeccionistas locales ahora están tratando de migrar hacia el Brasil.

Una situación similar se repite con Argentina y Ecuador, que por barreras comerciales se dificulta el comercio. No obstante ello, estos mercados, sobre todo Argentina, continúan siendo plazas interesantes para las exportaciones peruanas.

Fuente: Mass.pe