Evite los asaltos en los centros comerciales

La inseguridad es un problema que afecta a todos en mayor o menor medida. Los locales comerciales son también un blanco perfecto de los delincuentes y uno de los lugares que mayor prevención necesitan. El tomar buenos recaudos significa disminuir riesgos.

Para eso, quien se encuentre en la atención comercial de un negocio, debe prestar mucha atención a la actitud de los clientes ocasionales y mantenerse alerta. Esto puede llegar a plantear dudas en quien este pensando la posibilidad de cometer un delito.

Es importante no exponer los objetos de valor y de pequeño tamaño al alcance de los oportunistas. Siempre es recomendable tenerlos en vitrinas cerradas bajo llave o debajo del mostrador.

Si el cliente solicita ver algún objeto de valor que no se encuentre ni en exposición, no deje el local sin alguien que lo pueda vigilar, pues esto facilita la tarea de quienes vayan a robarle utilizando la técnica de la ”distracción”.

Desconfiar es la primera medida de seguridad. El aspecto educado y la buena presencia del cliente, no son garantía de honestidad, especialmente cuando se trata de dos personas o más.

El uso de la tecnología es también una modalidad efectiva. Instalar cámaras de filmación en la zona de venta es importante para prevenir un asalto. Usualmente, los delincuentes visitan primero el objeto del robo y luego vuelven. Así usted podrá revisar los videos de quien considere usted sospechoso para asegurarse de no dejarlos entrar en caso regresen.

Los pulsadores personales y las cerraduras a distancia son también un complemento de prevención al igual que los cierres metálicos ciegos aplicados a cristales blindados.

No deje objetos de valor cerca de la persiana, pues hay casos en que los delincuentes hacen un hueco en la cortina e ingresando un brazo pueden llevarse lo que encuentren al alcance de la mano. Exponerlos de esa manera significa una tentación para quienes buscan un objeto ‘fácil’.

No cobre venta alguna a la vista del público. Es mejor hacerlo en una trastienda y de ser necesario, cerrar el local momentáneamente y guardar el dinero en una caja fuerte.