Durante el 2020, la tasa de crecimiento interanual de crédito a las empresas en moneda nacional fue de 42%

De acuerdo a lo informado por el Banco Central de Reserva (BCR), Perú tiene una cualidad que no todos los países del mundo la poseen: tener un flujo de créditos a empresas más que importante. Si se toman datos que fueron aportados en el mes de noviembre del 2020, el crecimiento interanual fue de por lo menos más del 22%. En relación al 2019 son estos datos claro, y ellos surgen en virtud de los últimos desembolsos que fueron realizados por él más que conocido programa que fue lanzado meses atrás denominado Reactiva Perú, al cual accedieron miles de pequeñas y medianas empresas principalmente. 

Pero también hay que analizar otras cuestiones para poder afirmar lo antes dicho. Por ejemplo, de acuerdo a cifras oficiales brindadas por el BCR, el crecimiento de casi un 42% de créditos a las empresas, no sólo se produce por la misma asistencia financiera a ellas, sino también porque sucedió algo más que relevante y es que se produjo una disminución de aquellos créditos que son en dólares, que registraron bajas en las solicitudes por porcentajes superiores al 11%. 

Ahora bien, es cierto que a nivel mundial los créditos destinados a las empresas tuvieron crecimiento en muchos países, ya que fue un sector sumamente afectado principalmente por la inactividad en muchos casos. Por ejemplo, la financiación a empresas en lugares como puede ser Estados Unidos creció en un porcentaje apenas superior al 14%. Si uno mira Europa, en países como Francia las empresas tuvieron un 11% aproximadamente más de crédito mientras que en Alemania, aumentaron los financiamientos destinados al sector empresarial por un casi un 6%. En Latinoamérica, también Perú puede decir que es el que más creció en este nicho de préstamos, debido a que supera a Brasil que tuvo casi un 22% de crecimiento en el 2020 respecto del 2019 y también a Chile que aumentó en un 7%. 

Más allá del programa Reactiva Perú en donde las pymes eligieron financiar sus operaciones, que tuvo miles de solicitudes, también sucedió algo que vale destacar antes de cerrar este análisis que nos encontramos realizando. En líneas generales, en el sector financiero peruano hubo un relevante aumento de otorgamiento de préstamos destinados al sector privado. Tanto los bancos como así también otro tipo de instituciones tales como las cajas, las financieras y las cooperativas, otorgaron un 12,4% más de ayuda crediticia en el mes de noviembre del 2020. Y por el lado de las personas físicas que piden créditos, debemos decir que no son los mismos números, ya que se registraron caídas interanuales de aproximadamente un 2.5%. Mejoran las estadísticas recién cuando se analizan los créditos hipotecarios, habida cuenta de que estos sí tuvieron más solicitudes, con un crecimiento estimado en 0.9%. 

Con esta asistencia que pueden tener las empresas, se espera que sea el motor de la reactivación económica que se piensa para el mediano y largo plazo en Perú. Se espera que así sea debido a que las opiniones de especialistas que forman parte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), por ejemplo, indican que puede ser la economía peruana una de las que más repunte en el 2021, con crecimiento aproximado del 9%. 

Ventas por internet, los ganadores de la pandemia

Las cuarentenas en todo el mundo obligaron a las personas a hacer uso del comercio electrónico, hasta los más reacios se vieron obligados a hacer sus compras de productos por internet.

El miedo a hacer uso de las tarjetas de crédito se dejó de lado, ahora las empresas y pequeños emprendedores tienen el reto de mantener el nivel de ventas que había caído por las transiciones a la vida normal.

“El covid-19 ha sido un acelerador de tendencias, y en el comercio electrónico ha sido muy fuerte. Más de diez millones de latinoamericanos que nunca habían comprado online lo están haciendo regularmente”.

dijo a la AFP Óscar Silva, experto en estrategias globales de la consultora KPMG México – vía DePeru.com noticias

En todos los países comenzaron a aparecer aplicaciones celulares para hacer pagos a pequeños comercios, apps de compras, tiendas virtuales y catálogos por la web. Todos estos nuevos actores del comercio electrónico no hubiesen podido lograrlo sin una cuarentena.

Las grandes empresas de ecommerce han salido ganadoras, mientras que las tiendas físicas han sido las perdedoras.