Sencillas aldeas españolas ofrecen casa y negocio gratis

Una aldea española con apenas 14 habitantes, concluyó que las medidas de austeridad no son el remedio para la crisis, sino es lo contrario, pues para activar su economía ofrecen por espacio de cuatro años, casa y espacio para montar un negocio totalmente gratis.

Un anuncio difundido por medio españoles ofrece un espacio recién construido para montar un restaurante con panadería, lo que incluye una vivienda gratis. El periodo se fijó por cuatro años, cuando se piensa que Europa podía estar saliendo de la crisis.

La idea fue de la Asociación de Habitantes de Cabestany, una aldea en lo alto de la sierra, a poco más de 100km de Barcelona , que cuenta con pocos negocios o servicios.

En el año 2005, sus habitantes crearon un fondo común para construir 12 departamentos con la finalidad de recuperar su inversión tras su venta. Pero, a causa de la crisis económica, solo vendieron seis.

La recesión obligó a los residentes a rediseñar el proyecto, por lo que se renovó uno de los espacios para la creación de un hotel y alojar también un restaurante, preferiblemente con una panadería.

Ahora, este pueblo ofrece espacios de restauración totalmente gratis por cuatro años y cumplido ese plazo, se cobrará unos US$680 mensuales.

Cuando pase la crisis o cuando el restaurante tenga éxito, se discutiría un aumento del alquiler.

Xabier Rossell, presidente de la Asociación de Habitantes de Cabestrany, dijo sentirse convencido de que el restaurante será un buen negocio. “Porque un restaurante y una panadería aquí puede atender a unos 10 comunidades próximas”, aseguró.

En tres días, desde que la oferta saliera a la luz pública ya han recibido más de 200 contactos.

Dichos contactos provienen de profesionales desempleados, en su mayoría pertenecientes a la industria de la construcción.  También aplicaron administradores de empresas, profesores de educación física y abogados.

“Hemos recibido historias conmovedoras. La gente nos cuenta dramas personales, pidiendo que les proporcionemos también los muebles para el restaurante. Pero no podemos ofrecer más. Dar un 200% no es posible, bromeó Rosell.