La importancia de la Donación de Órganos

La Donación de Organos es importante, porque es un tratamiento médico que mejora, prolonga y salva la vida de muchas personas y que requiere de la participación directa de la sociedad a través de su voluntad a donar los órganos a transplantar.

En el Perú, desde hace más de treinta años se han iniciado los procesos de transplante de órganos, por lo que varias personas, caminan por las calles con un órgano que no es el suyo. Si años atrás, la fuente de los órganos era el donante vivo, hoy, gracias al avance de la tecnología de la salud, se permiten la donación de cadavérica.

Pese a que la donación de cadavérica se ha incrementado, aún no es suficiente frente a la demanda de pacientes que requieren de ayuda para poder vivir. En la actualidad existen 1200 pacientes que esperan trasplante renal, y anualmente se suman 200 pacientes a la lista de espera, 20 pacientes esperan ser trasplantados del corazón, 25 de hígado, 2 de pulmón y 1800 esperan cornea.

Los antiguos prejuicios que se tienen para negar algo tan significativo para el ser humano deben ser desterrados. Un ejemplo claro de ello, es el tráfico de órganos, leyenda urbana e ilegal, que consiste en el transporte y cesión de órganos con el fin de obtener un beneficio económico. En nuestro país, se denunció este año la presencia de Pishtacos, pobladores de Huánuco que captaban indígenas para degollarlos y sacarles la grasa. Ésta se enviaba luego a España, donde se empleaba en la fabricación de campanas, la preparación de ungüentos medicinales y la lubricación de maquinaria.

Esta última ha incrementado la tasa de trasplantes por año, pero aún no es suficiente frente a la creciente demanda. Es importante considerar algunas ideas valiosas respecto a esta importante acción:

¿Quiénes pueden donar órganos?

Donadores vivos relacionados
Este es un familiar que dona uno de sus riñones o un segmento de su hígado. Este familiar puede ser uno de los padres, hermanos, hijos mayores de 18 años, tíos, primos, y se busca que sean preferentemente no mayores de 60 años. Los familiares pueden ser los mejores donantes, ya que su sangre y tejidos son generalmente similares a los del paciente ( o sea “son compatibles”)

Donadores vivos no relacionados
Estos son personas que no son familiares, por ejemplo: amigos, cónyuges, suegro(a), cuñado(a) o cualquier otra persona (física y emocionalmente dispuesta), que debe de ser informada y valorada por los médicos respectivos. Igualmente el donador será sometido a una serie de pruebas de laboratorio y radiológicas para documentar que está sano, para determinar que sean compatibles con el paciente y lograr así que el trasplante sea exitoso.

Donador cadavérico
Esta es una persona en quien se ha demostrado “muerte cerebral o muerte encefálica”, o sea que se ha demostrado el cese irreversible en las funciones encefálicas, es un cadáver en preservación temporal de sus órganos, en un hospital que cuente con equipos especiales para lograr ese objetivo.

La Ley establece algunos requisitos como:

  • Querer ser donante.
  • Tener entre 18 a 60 años.
  • Ser una persona saludable física y mentalmente.
  • Ser compatible con el donador (grupo sanguíneo, Rh, entre otros)
  • Estar dispuesto y comprometido a realizarse una serie de exámenes antes de la operación, para documentar su buen estado de salud, así como entender la cirugía a la que se expone y a los riesgos implícitos de ésta.