¿Cómo prevenir la anemia en los niños?

La dieta elaborada en base a alimentos ricos en hierro como el hígado, legumbres, cereales y carnes, ayuda a prevenir la anemia, mal que puede originar en los niños, daños al corazón, infecciones y un menor coeficiente intelectual en los niños.

Luis Dulanto, director del Hospital Cayetano Heredia, indicó que esta patología se evidencia en la persona y de forma especial, en los niños menores de cinco años de edad, en caso presenten síntomas como cansancio, sensación de falta de aliento, dolor en el pecho y bajo rendimiento.

La anemia es una enfermedad común que se manifiesta cuando no hay la suficiente cantidad de hierro en el organismo.

Esto se debe a la pérdida de sangre, una mala alimentación o incapacidad para absorber suficiente hierro de los alimentos, aunque si el mal es detectado a tiempo, será fácil de tratar.

Para evitar la anemia, es recomendable consumir de mucha vitamina C, que se puede encontrar en frutas como la naranja, mandarina, papaya, guayaba, kiwi, fresa, limón y melón.

En verduras, se recomienda aquellas de color verde oscuro como la espinaca, brócoli,  acelga, alcachofa, perejil, entre otros.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, los problemas nutricionales en los niños como la desnutrición crónica, son consecuencias de males infecciosos frecuentes, prácticas inadecuadas de alimentación e higiene y poco consumo de alimentos nutritivos.

El hábito de la lectura en los niños

La lectura forma parte del camino hacia una buena educación, hacia un desarrollo óptimo intelectual de las personas y un correcto uso de palabras para nuestra vida diaria. Cultivar ese hábito desde niño es indispensable y por eso, es importante que los padres de familia puedan cultivar en ellos esta educativa costumbre.

12938-habitos-de-lectura-en-ninos-de-3-a-6-anos

Una buena manera de iniciar en los niños el hábito de la lectura es mediante los cuentos. Hay una diversidad de ellos: unos vienen con pegatinas, otros para colorear, otros desplegables. Es importante que el niño escoja el libro que le gusta para que tenga interés por leerlo. Hacer algo en contra de su voluntad no ayudará en nada.

Una de las grandes dificultades a la hora de motivar al niño en la lectura está en la falta de conocimiento que tienen muchos padres al momento de situar por ese camino al niño. Si los niños están familiarizados con los libros, según algunas investigaciones, se encontrarán más preparados para tener éxito en los estudios. El acto de leer o simplemente ojear un libro, estimulará su inteligencia, imaginación y creatividad hasta el punto de hacer del hábito de la lectura una actividad sumamente enriquecedora.

Consejos para fomentar la lectura en los niños:

1. Predica con el ejemplo: Es necesario que seas un modelo para tus hijos, que te vean con un libro en la mano e intenten imitarte. Los niños sentirán más interés por leer un libro si ven que este hábito está presente en su entorno. Piensa que ellos optan por copar e imitar como una manera de aprendizaje.

2. Fomenta el contacto con el libro: Es indispensable estar convencido que la lectura debe ser usada como una forma de diversión en lugar de una obligación. El contacto con lo libros debe ser fomentado antes de que empiece la escuela o esté aprendiendo a leer.

3. Estimula sentidos: Cuando el bebé consiga sentarse firme en el suelo o en la cuna, ofrécele libros para que los maneje. Procura que se entretenga con cuentos educativos, incluso hay pequeños libros hechos con tela y material plástico.

4. Léele en voz alta: Cuando adquiera un poco más de edad, lo ideal es leerle en voz alta, siguiendo siempre la historia del libro. Empieza con los cuentos tradicionales, clásicos, pero fundamentalmente elige libros que le agraden. Si un libro resulta aburrido, olvídalo y busca otro que sea más interesante.

5. Lleva a tus hijos a la biblioteca: No hay mejor ambiente que un lugar cerrado con varios libros a disposición. Así podrán familiarizarse con los libros, aprenderá a manejarlos y construirá buenos lazos con la lectura. Tras esa experiencia querrá elegir muchas veces los libros que desee.

6. Regálale libros: Convierte un libro en un premio, será un buen estímulo. Cada vez que tengas que premiar a tu hijo por algo importante, regálale un libro sobre su tema preferido.

7. Enriquece su biblioteca: Cuando sientas que tu hijo se interesa por las historias, se involucra en la trama, se identifica con los personajes e imagina distintos finales, sorpréndelo con nuevos cuentos. Dale continuidad a esa costumbre abasteciendo el hogar con más libros y revistas.

Recomiendan no calentar la leche materna en el horno microondas

La leche materna es un nutriente fundamental para todo recién nacido en su alimentación y proceso de crecimiento. Pero, hay que tener mucho cuidado pues hay casos en que algunas madres suelen emplear el microondas para calentarla, cometiendo un error.

Calentar la leche materna en el horno microondas puede destruir algunos de sus nutrientes, por lo que se debe evitar el uso de este electrodoméstico, según Amelia de la Zota, nutricionista del Instituto Nacional de Salud (INS).

La leche materna no debe ser colocada directamente al fuego o hervirla. Para que alcance la temperatura adecuada, se debe calentar el agua y una vez caliente, sacarla del fuego e introducir el envase de leche bien tapado.

“La leche debe ser entibiada hasta llegar a temperatura corporal, no se debe temperar más allá de ese nivel”, indicó la especialista.

Es necesario que las madres de familia cumplan ciertas medidas de higiene para almacenar y conservar su leche con el fin de que los bebés puedan aprovechar los valores nutritivos, en especial durante los primeros seis meses de vida cuando la leche es su único alimento.

“Lo primero es lavarse las manos antes de manipular la leche o extraerla, utilizar recipientes lavados con agua y jabón, tanto para extraer como conservar. En caso de guardar la leche, hacerlo en pequeñas cantidades (50-100 centímetros cúbicos) solo lo que el niño necesita para una toma y etiquetar los recipientes con la fecha y hora de la extracción”, detalló la nutricionista.

De la Zota indicó también que una vez descongelada la leche materna, no debe congelarse otra vez.

“La leche materna puede permanecer a temperatura ambiente en un lugar limpio y protegido. En ciudades de temperatura no mayor de 15ºC puede conservarse la leche hasta 24 horas, mientras que en zonas entre los 19º y  22ºC puede durar hasta 10 horas y en localidades hasta los 25°C  puede permanecer de 4 a 8 horas”.

Alimentos que los pequeños estudiantes deben consumir antes de los exámenes

El día de la prueba:

El día de la prueba se les debe preparar un desayuno completo, del estilo “americano”. Esto es ideal para tener energía desde temprano y evitar que quede sin glucosa (sustancia muy necesaria para mantener la concentración y la memoria).

Si su prueba es por la tarde, es importante que ingiera un almuerzo liviano y nutritivo (como pechugas de pollo a la plancha). Lo que sí no debe hacer es sustituir el almuerzo por comidas rápidas tales como las hamburguesas, pizzas o papas fritas.

Los días anteriores:

No debe comer demasiado en una comida, por el contrario, se le debe distribuir la dieta en 5 o 6 comidas y así evitar la sensación de vació de estómago que impide concentrarse y sentirse mal. La idea es que el niño se alimente de forma correcta, eligiendo alimentos ricos en proteínas y pobres en grasas y azúcares. Otra buena idea es reemplazar las gaseosas y bebidas azucaradas por jugos naturales.

El niño debe beber mucha agua para estar hidratado, ya que ello es completamente esencial.

Es importante mantener un ritmo de vida normal, el estudiar un par de horas más, esta muy bien, pero tampoco se debe exceder, ya que se puede saturar o generar mayor cansancio.

El descanso es muy importante, debe dejar que el niño descanse la cantidad de horas habitual, la falta de descanso puede generar distracción por sueño al momento de la prueba.

Hablar de divorcio con los niños

divorcio-padres-hijosCuando una pareja de esposos decide separarse y tomar otros rumbos en su vida queda en total incertidumbre la situación de los hijos, más aún si se trata de niños, quienes tendrían que vivir con una experiencia traumática, un dolor difícil de superar para ellos. Es importante para eso que los padres sepan diferenciar entre el rol de pareja y el papel de padre y/o madre.

¿Cómo explicar a los niños la separación de los padres?

Sería ideal que los hijos fueran informados acerca de la situación de la ruptura matrimonial de una manera adecuada de acuerdo a la edad de cada uno y no hablarles mal a ellos de su padre o de su madre. Lo conveniente es que los padres informen de manera directa a sus hijos sobre su separación y que ellos no se enteren de esa decisión por terceras personas.

Consejos para hablar de divorcio con los hijos:

Comenta con claridad la situación: Explica a tu hijo que papá y mamá ya no pueden y no desean vivir juntos y que a partir de ahora vivirán en distintas casas.

Explícales qué es la separación y sus consecuencias: Habla con tus hijos sobre la realidad de la separación y procura no culpar a nadie.

Consolida lazos de amor y cariño: Asegura de madera repetida a tus hijos que ambos continúan queriéndose igual o más que antes. El padre o la madre que no tenga su custodia podrá verlos las veces que ellos lo deseen.

Respeta la rutina de tus hijos: No cambies la rutina habitual: Domicilio, entorno, relaciones con los amigos, colegio, horario, etc.

Evita echar culpas: Asegura a tus hijos que ellos no tienen ninguna responsabilidad en el divorcio. Ellos no tienen “culpa” alguna y la responsabilidad pasa solamente por papá y mamá.

Mantén opiniones positivas: Trata de proteger las opiniones positivas que tu hijo tenga de ambos padres.

Comparte preocupaciones y tareas: Trata con el progenitor no custodio todo lo relacionado con la educación y la salud del niño.

Cómo reforzar la autoestima en los niños

En en la niñez donde se forman los cimientos de la autoestima, los padres son los principales responsables de fomentarla, ello repercutirá positivamente en su vida futura.

La autoestima es el sentimiento de valoración que sentimos hacia nosotros mismos, en simples palabras sería el amor a nuestro propio ser, incluidos nuestros gustos, apariencia física, ideales. Es la aceptación incondicional de quienes somos.

Según el psicólogo Walter Riso hay cuatro aspectos que conforman la autoestima de las personas:

  1. El autoconcepto (que se piensa de uno mismo)
  2. Autoimagen (qué tanto se agrada uno mismo)
  3. Autorrefuerzo (qué tanto se premia y se da gusto)
  4. Autoeficacia (es la confianza en uno mismo)

La autoestima se forma en la infancia, los niños buscan en sus primeros años la aceptación de sus padres,  la autoestima es aprendida y es durante los primeros años de nuestra vida que nuestro cerebro registra experiencias convirtiéndolas en creencias fabricando modelos o patrones de comportamiento, es por ello muy importante que los padres fortalezcan una buena autovaloración en sus hijos, ellos serán los encargados de  transmitirles su visión del mundo. Es crucial educar a los niños para desarrollar el amor propio,

Cómo se moldea la autoestima 

En general podemos indicar factores de tipo personal como las habilidades físicas e intelectuales, la imagen corporal; las personas significativas en la vida como padres, hermanos, profesores, amigos; este entorno constituye las creencias de la persona hacia sí misma, inculca valores, sus conceptos sobre la vida son adoptados por los niños, en mayor medida por parte de los padres.

La autoestima también esta ligada a los tipos de valores admitidos por la sociedad y si el niño las posee, sin embargo, es determinante la consideración o crítica de las personas significativas de su vida.

Importancia de la autoestima

Los niños por naturaleza se aceptan y se consideran valiosos, son más libres en sus acciones, pero necesitan la guía de los padres para no traspasar algunos límites, brindarles seguridad y controlar sus impulsos;  evitar los excesos en la disciplina, no mellar la libre expresión de los niños, se debe respetar su personalidad y no ser autoritarios. Una guía firme pero con libertad y cariño es lo ideal para una sembrar las bases de una buena autoestima en nuestros hijos.

Señales de baja autoestima

No intentar actividades nuevas por miedo a equivocarse.
No asumir sus propias responsabilidades.
Falta de confianza en sí mismo
Excesiva timidez o ser actitud agresiva.
Baja tolerancia a la frustración.

Causas de la baja autoestima en los niños

Como señalamos en líneas anteriores, los niños de manera innata confían en sí mismos, muestran una gran curiosidad por el mundo y están llenos de energía, los pequeños también pueden excederse o tener actitudes egoístas, es importante formarlos a  respetar los derechos de los demás.

Recordar que la autoestima no es ego, no se trata de hacerlos creer superiores a los demás, ni ser exigentes o ponerles altos cánones de comportamiento, la autoestima real es sentirse valioso y considerar a otros de la misma manera, brindarles consideración y  buen trato a las demás personas.

 Cómo criar un niño con una buena autoestima

Estos son algunos consejos:

Siempre brindar elogios a los niños, concentrarse en las acciones positivas que realice. No ser excesivamente críticos, no pretender la perfección en los niños. Autoanalizarse si se pretende esto de los hijos y es una actitud enraizada ya que podría proceder de la propia crianza de los padres.

Siempre mostrar respeto hacia los hijos, de la misma forma que se muestra hacia personas extrañas, inculcarles normas de cortesía.

Promover que los niños tomen sus propias decisiones, si se equivocan no descalificarlos, explicarles el motivo del error y apoyarlos, esto ayudará a hacerlos más tolerantes a la frustración y seguros de sí mismos.

Evitar la sobreprotección.

Estimular los intereses y las habilidades, hágalos partícipes de actividades interesantes y divertidas según su edad, en las cuales usted sabe que pueden sobresalir para aumentar su autoestima.

Debemos evitar sembrarles culpas, si se cometió un error, no machacar en él constantemente, ni usarlo para recriminar algún nuevo mal comportamiento,  hacerlos reflexionar de manera firme, en caso de algún mal comportamiento, evitar el castigo físico, es mejor restringir algún tipo de actividad que el niño disfrute como prohibirle el uso videojuegos o salidas.

No reprenderlo delante de otras personas.

No ser demasiado exigentes, recordar que son niños no adultos en miniatura, recordar sus necesidades emocionales, los niños no deben ser receptores de problemas de adultos.

Tener un comportamiento maduro, no actuar de manera caprichosa y variar el comportamiento según la propia conveniencia, por ejemplo decirle que mentir es malo y luego obligarlo a hacerlo por alguna circunstancia.

Instarlo a aceptar riesgos, pero no obligarlo ni recriminarlo si muestra temor, un aprendizaje progresivo es lo natural en los seres humanos.

Delegarles responsabilidades según su edad, como hacer sus tareas escolares, cumplir con rutinas para ir a dormir, ordenar sus juguetes.

 Ventajas de tener buena autoestima

Se incrementa la alegría, creatividad y la confianza, se cuenta con mayor seguridad en las tareas ha emprender, una alta autoestima permite mejorar las relaciones con las personas, disminuirá el miedo al ridículo y se tratará con consideración a los demás.

Más adelante se tendrá relaciones saludables, se amará de forma madura, no se permitirán maltratos, ya que no existirá el miedo a perder al ser amado,  la persona se sabe lo suficientemente valiosa para no permitir tratos abusivas y es capaz de  cortar con relaciones potencialmente tóxicas.

La autoestima genera mayor independencia, ya que existe más confianza en las propias decisiones y tomar el control de su propia vida.

 

La enuresis nocturna en niños

La enuresis es la pérdida involuntaria de orina durante el sueño, pero para que sea considerada como tal, debe tener una frecuencia de al menos dos noches a la semana y también debe considerarse la edad del niño.

Pero ¿por qué se presenta la enuresis? existen muchas causas posibles, que pueden ser tanto de tipo fisiológico como por causas psicológicas.

Los factores orgánicos podrían ser infección urinaria, diabetes, afecciones del sistema nervioso, y en el aspecto emocional, algunas situaciones podrían desencadenar este problema como conflictos familiares, nacimiento de un hermano o fallecimiento de un familiar, cambio de domicilio o colegio, influencia del frío u otras circunstancias.

En la consulta con el pediatra se evaluarán factores como volumen de orina emitida, presencia de estreñimiento y/o encopresis (defecación involuntaria), también se obtendrá información sobre las características de la enuresis, así como la regularidad de los episodios y antecedentes familiares.

¿Cómo se trata la enuresis?

Es normal que los niños durante los primeros años no controlen sus esfínteres, a la edad de cinco años los niños ya son capaces de hacerlo, aunque hay diferencia de opiniones, según el pediatra Javier Torres Goitia, los niños no controlan sus esfínteres hasta los nueve años por tanto no se podría hablar de una enuresis propiamente dicha en niños menores de ese rango

Es importante que los padres muestren una actitud tolerante ante este problema, el tratamiento de la enuresis depende de las causas que lo originan, si se está frente a este problema existen alternativas tanto farmacológicas como conductuales como evitar ingesta de bebidas antes de dormir o establecer rutinas como evitar el uso del bacín en el dormitorio , en otros casos de origen orgánico, la ortodoncia y cirugía correctora de obstrucción de vías respiratorias altas sobre todo en niños que roncan, resultan eficaces, ya que diversos estudios han comprobado que existe una relación entre el síndrome de Apnea Hipopnea del Sueño (SAHS) Infantil y la enuresis. Consultar con el pediatra y mantener la calma es la mejor opción en estos casos.

El efecto en los niños de la comida rápida

Las comidas rápidas contienen niveles altos en grasas saturadas, azúcar y sal por lo que tienen más calorías que otros alimentos. Esto, traduce un bajo valor nutritivo y un peligro para la salud de los niños.

La comida rápida y la obesidad infantil, están relacionados entre sí debido a que su publicidad está orientada a ellos, con platos supuestamente divertidos, por lo que tanto los niños, como sus padres, no estén conscientes de las relaciones con la salud de la comida rápida:

Alto contenido de grasas saturadas:

Las gradas en la comida rápida son muy dañinas para la salud del niño, pues conduce a mayores niveles de colesterol en la sangra y triglicéridos, por lo cual se relaciona con afecciones cardíacas a temprana edad, así como muchas enfermedades cardiovasculares como la dislipidemia y las enfermedades coronarias en el corazón.

Contenido de Sal:

Los niveles de exceso de sal en la comida rápida resultan negativos sobre la presión arterial, induciendo a elevarla y conduciendo a la posible ruptura de las arterias y venas. Para reparar estos vasos sanguíneos, el cuerpo acumula las lipoproteínas y las convierte en colesterol, cuyos niveles en exceso son dañinos para la salud de las arterias.

Las grandes cantidades de sal y grasa en estos alimentos afectan la salud de los pequeños y hacen muy difícil la tarea de encontrar algo saludable en el menú.

Otros efectos:

Los niños en edad de crecimiento necesitan una gran cantidad de vitamina A y hierro, pero el consumo constante de comida rápida, hace que los niños sean más propensos a la pérdida de apetito, estreñimiento, cansancio, falta de concentración, fatiga y enfermedades como la anemia.

Los cítricos en los niños

La manzana y la pera son las primeras frutas que se le da al bebé en su proceso de alimentación, pero a ellas se le pueden agregar cítricos como la naranja y la mandarina.

Por su alto contenido en vitamina C, los cítricos intervienen en la formación del colágeno, huesos y los dientes, además de los glóbulos rojos. Favorecen la absorción del hierro de los alimentos y aumentan las defensas en caso se presenten infecciones.

La vitamina C, se presume, actúa como un escudo protector contra los resfriados, aunque hay investigaciones que desechan esa posibilidad.

Eso si, su consumo es beneficioso durante la temporada de invierno, cuando se producen ciertos altibajos en el sistema de defensas de los niños, quienes son vulnerables ante los resfriados e infecciones.

Los cítricos se pueden incluír en las dietas de los bebés a partir de los 6 meses de edad, pero al ser alergénicos en potencia, hay pediatras que recomiendan retrasarlos hasta el año de edad, en caso existan antecedentes de atopia en la familia o si se observa que provoca en el bebé malestares como ardor, reflujo, cólicos, gases o heces ácidas.

¿Cómo preparar las frutas?

La forma más habitual de consumo es al natural. Durante los primeros meses se ofrecen las frutas trituradas o combinadas entre sí, aunque deberán introducirse solas por separado durante dos o tres días para comprobar que no provocan reacción alérgica.

También se pueden ofrecer en gajos sin semillas (pero no veas cómo les queda la ropa) y controlando en todo momento al bebé para evitar que pueda ahogarse con la piel de los gajos.

El zumo de naranja o de mandarina es un clásico para los bebés porque es sano y refrescante, pero hay que dárselo con moderación pues pueden tener consecuencias en la salud del bebé. Es recomendable dárselo en cuchara en lugar del biberón, porque existe una exposición prolongada de los dientes a líquidos que contengan hidratos de carbono, y se produce lo que se conoce como caries de biberón.

Eso sí, es coveniente consumirlas apenas sean exprimidas para que pierdan su valor nutritivo. Tampoco se le debe añadir azúcar. Recién a partir de los 18 meses se le pueden ofrecer los cítricos en forma de mermeladas, en postres, en forma de cremas o mousse.

Bebés prematuros son propensos a los males mentales

Un grupo de investigadores descubrió que los bebés que nacen prematuros tienen más riesgo de desarrollar problemas mentales en el transcurso de sus vidas.

Tanto el trastorno bipolar, como la depresión y la psicosis serían más probables, de acuerdo a un estudio publicado en la revista ”Archives og General Psychiatry”.

Los científicos del Instituto de Psiquiatría del King College de Londres y el Instituto Karolinska de Suecia, analizaron los datos de 1.3 millones de nilos nacidos en Suecia entre 1973 y 1985.

Los estudios revelaron que un total de 10 523 personas fueron ingresaradas en el hospital con trastornos psiquiátricos, 580 de ellos habían nacido prematuramente.

Los especialistas comprobaron que la probabilidad de que los niños nacidos de embarazos a término de -40 semanas- fueran internados por problemas mentales era de solo dos de 1.000.

El riesgo para los bebés prematuros, en cambio, era cuatro de 1.000 para los nacidos antes de las 36 semanas y seis de 1.000 para los nacidos antes de las 32 semanas.

Finalmente, aquellos bebés que nacieron muy pequeños teníam siete veces más chance de sufrir trastorno bipolar y casi tres veces más probabilidades de deprimirse.

La doctora Chiara Nosarti, integrante del grupo de investigadores, reveló que las cifras reales pueden ser mayores porque los problemas menos graces pueden no habernecesitado hospitalización.

”Aunque no creo que los padres deban preocuparse, es importante que ahora tengamos conocimiento de que el nacimiento prematuro confiere una mayor vulnerabilidad a los trastornos psiquiátricos. Tal vez los padres deban ser conscientes de ello y vigilar signos tempranos de problemas que puedan agravarse más adelante”. explicó Nosarti.

”Ya sabíamos que el nacimiento prematuro podía estar relacionado con la esquizofrenia, pero esta evidencia que ahora lo vincula a una serie de condiciones psiquiátricas que requieren hospitalización es sorprendente”, fue la posición de Marjorie Wallace, directora de la organización benéfica de salud mental SANE.