Consejos para que los niños dejen el biberón

Lograr que el niño deje el biberón puede ser un trabajo complejo, debido a la costumbre y la  comodidad que siente el pequeño al sorber los líquidos, sin que implique el trabajo de sostener un vaso, además de poder hacerlo acostado. Sin embargo, según psicólogos y pediatras es aconsejable que los niños dejen el biberón o mamadera a los doce a trece meses, edad en la que ya cuentan con la coordinación necesaria para poder utilizar sin problemas una taza,  de está manera podrán ser más autónomos y evitarán problemas de salud asociados al uso tardío del biberón.

Razones para que abandone el biberón

Desde el punto de vista psicológico, el dejar el biberón los hará más independientes, en algunos casos el uso del biberón suple carencias emocionales hacia la madre, podría ser que no pasa suficiente tiempo con el niño.

El uso del biberón se relaciona con caries tempranas en niños, por ello tampoco es recomendable darles bebidas muy azucaradas sobre todo porque  algunas veces se quedan dormidos con el biberón en la boca de esta manera proliferan bacterias.

Puede provocar deficiencias en la alimentación cuando el niño pasa de un año, ya que se reciben demasiada leche al día, más de la cantidad que necesitan, lo que les quita el apetito y no permite la ingestión de alimentos sólidos.

El chupete del biberón puede dificultar el desarrollo del habla.

Como lograr que use la taza

Para lograr que los niños dejen la costumbre de dejar un biberón es mejor que pasen por un periodo de transición, es decir ir incorporando poco a poco la taza durante las horas de las comidas.

Una buena estrategia es ofrecerle la leche en una taza o vaso por las mañanas, si el niño se muestra sorprendido se le puede decir de manera natural que ya es un niño grande y que tomará en taza como mamá y papá. Seguir con este método por una semana, luego de ello quitar otra toma en biberón y ofrecer la taza, por una semana, al final debe eliminarse el biberón de la noche.

Es conveniente usar tazas antiderrames, hay muchas disponibles en el mercado, así mismo elogiar al niño cuando use la taza.
Otro consejo es no dejar a la vista, el biberón, para no incentivar a que el niño lo pida.

 

La enuresis nocturna en niños

La enuresis es la pérdida involuntaria de orina durante el sueño, pero para que sea considerada como tal, debe tener una frecuencia de al menos dos noches a la semana y también debe considerarse la edad del niño.

Pero ¿por qué se presenta la enuresis? existen muchas causas posibles, que pueden ser tanto de tipo fisiológico como por causas psicológicas.

Los factores orgánicos podrían ser infección urinaria, diabetes, afecciones del sistema nervioso, y en el aspecto emocional, algunas situaciones podrían desencadenar este problema como conflictos familiares, nacimiento de un hermano o fallecimiento de un familiar, cambio de domicilio o colegio, influencia del frío u otras circunstancias.

En la consulta con el pediatra se evaluarán factores como volumen de orina emitida, presencia de estreñimiento y/o encopresis (defecación involuntaria), también se obtendrá información sobre las características de la enuresis, así como la regularidad de los episodios y antecedentes familiares.

¿Cómo se trata la enuresis?

Es normal que los niños durante los primeros años no controlen sus esfínteres, a la edad de cinco años los niños ya son capaces de hacerlo, aunque hay diferencia de opiniones, según el pediatra Javier Torres Goitia, los niños no controlan sus esfínteres hasta los nueve años por tanto no se podría hablar de una enuresis propiamente dicha en niños menores de ese rango

Es importante que los padres muestren una actitud tolerante ante este problema, el tratamiento de la enuresis depende de las causas que lo originan, si se está frente a este problema existen alternativas tanto farmacológicas como conductuales como evitar ingesta de bebidas antes de dormir o establecer rutinas como evitar el uso del bacín en el dormitorio , en otros casos de origen orgánico, la ortodoncia y cirugía correctora de obstrucción de vías respiratorias altas sobre todo en niños que roncan, resultan eficaces, ya que diversos estudios han comprobado que existe una relación entre el síndrome de Apnea Hipopnea del Sueño (SAHS) Infantil y la enuresis. Consultar con el pediatra y mantener la calma es la mejor opción en estos casos.

Golpes en la cabeza ¿Cuándo preocuparse?

golpe_cabezaLos golpes en la cabeza son muy comunes en los niños. Pero, ¿esos golpes son inofensivos o entrañan algún peligro de daño en el cerebro? Sepa cuáles son los síntomas de una lesión cerebral y cómo actuar frente a ella.

Son inofensivos los golpes en la cabeza

Si es un golpe leve por la intensidad del mismo, generalmente no entraña ningún peligro, el niño dejará de llorar luego de un tiempo o 15 minutos y volverá a sus hábitos normales.

Permita que vuelva a sus actividades normales si el golpe no provocó que pierda el conocimiento. Si perdió el conocimiento aunque sea por poco tiempo es conveniente llevarlo a consulta médica.

Los golpes leves se puede tratar, colocando una bolsa o paño con hielo o frío en el lugar del golpe.

Tome en cuenta que los golpes leves pero que se repiten en periodos cortos pueden provocar una lesión cerebral o afectar la inteligencia del niño.

Cuándo se debe ir al médico

Si se trata de un golpe intenso hay que vigilar al niño y tratar de que no duerma, si lo hace hay que despertarlo cada dos o tres horas y preguntarle datos que él conozca como su nombre o dirección para asegurarse de que todo vaya bien.

 Algunos de los síntomas de una lesión cerebral no son inmediatos y pueden presentarse en los días siguientes, por eso hay que estar pendiente del comportamiento del pequeño. Si presenta los síntomas mencionados a continuación en horas o días luego de haber sufrido un golpe fuerte en la cabeza, acuda al médico.

  • Vómitos
  • En un bebé, hinchazón de la mollera (fontanela)
  • Secreción de líquido claro o sanguinolento por la nariz u oídos
  • Cambio en el comportamiento
  • Dolor de cabeza de más de un día
  • Visión borrosa
  • Mareos, problemas para caminar.
  • Dificultad para hablar
  • Dificultad para despertar
  • Convulsiones
  • No puede mover un lado del cuerpo
  • Pupilas dilatadas.
  • Dificultad para seguir instrucciones, problemas de memoria.

Cómo tratar los tipos de golpes

Golpe con herida: Asegúrese de que no tenga un objeto incrustado. Si tiene un corte lavarlo y hacer presión a la herida con una gasa, aplicar hielo envuelto en una tela. Si es una herida profunda necesitará una sutura. Acudir rápidamente.

Si tiene un chichón: Aplique hielo envuelto en un paño. Si el chichón crece y se siente blando lleve al niño a un centro médico.

Si tiene un moretón: Puede aplicar hielo. Si se observa que aumenta llévelo a emergencias.

El hábito de la lectura en los niños

La lectura forma parte del camino hacia una buena educación, hacia un desarrollo óptimo intelectual de las personas y un correcto uso de palabras para nuestra vida diaria. Cultivar ese hábito desde niño es indispensable y por eso, es importante que los padres de familia puedan cultivar en ellos esta educativa costumbre.

12938-habitos-de-lectura-en-ninos-de-3-a-6-anos

Una buena manera de iniciar en los niños el hábito de la lectura es mediante los cuentos. Hay una diversidad de ellos: unos vienen con pegatinas, otros para colorear, otros desplegables. Es importante que el niño escoja el libro que le gusta para que tenga interés por leerlo. Hacer algo en contra de su voluntad no ayudará en nada.

Una de las grandes dificultades a la hora de motivar al niño en la lectura está en la falta de conocimiento que tienen muchos padres al momento de situar por ese camino al niño. Si los niños están familiarizados con los libros, según algunas investigaciones, se encontrarán más preparados para tener éxito en los estudios. El acto de leer o simplemente ojear un libro, estimulará su inteligencia, imaginación y creatividad hasta el punto de hacer del hábito de la lectura una actividad sumamente enriquecedora.

Consejos para fomentar la lectura en los niños:

1. Predica con el ejemplo: Es necesario que seas un modelo para tus hijos, que te vean con un libro en la mano e intenten imitarte. Los niños sentirán más interés por leer un libro si ven que este hábito está presente en su entorno. Piensa que ellos optan por copar e imitar como una manera de aprendizaje.

2. Fomenta el contacto con el libro: Es indispensable estar convencido que la lectura debe ser usada como una forma de diversión en lugar de una obligación. El contacto con lo libros debe ser fomentado antes de que empiece la escuela o esté aprendiendo a leer.

3. Estimula sentidos: Cuando el bebé consiga sentarse firme en el suelo o en la cuna, ofrécele libros para que los maneje. Procura que se entretenga con cuentos educativos, incluso hay pequeños libros hechos con tela y material plástico.

4. Léele en voz alta: Cuando adquiera un poco más de edad, lo ideal es leerle en voz alta, siguiendo siempre la historia del libro. Empieza con los cuentos tradicionales, clásicos, pero fundamentalmente elige libros que le agraden. Si un libro resulta aburrido, olvídalo y busca otro que sea más interesante.

5. Lleva a tus hijos a la biblioteca: No hay mejor ambiente que un lugar cerrado con varios libros a disposición. Así podrán familiarizarse con los libros, aprenderá a manejarlos y construirá buenos lazos con la lectura. Tras esa experiencia querrá elegir muchas veces los libros que desee.

6. Regálale libros: Convierte un libro en un premio, será un buen estímulo. Cada vez que tengas que premiar a tu hijo por algo importante, regálale un libro sobre su tema preferido.

7. Enriquece su biblioteca: Cuando sientas que tu hijo se interesa por las historias, se involucra en la trama, se identifica con los personajes e imagina distintos finales, sorpréndelo con nuevos cuentos. Dale continuidad a esa costumbre abasteciendo el hogar con más libros y revistas.

Hablar de divorcio con los niños

divorcio-padres-hijosCuando una pareja de esposos decide separarse y tomar otros rumbos en su vida queda en total incertidumbre la situación de los hijos, más aún si se trata de niños, quienes tendrían que vivir con una experiencia traumática, un dolor difícil de superar para ellos. Es importante para eso que los padres sepan diferenciar entre el rol de pareja y el papel de padre y/o madre.

¿Cómo explicar a los niños la separación de los padres?

Sería ideal que los hijos fueran informados acerca de la situación de la ruptura matrimonial de una manera adecuada de acuerdo a la edad de cada uno y no hablarles mal a ellos de su padre o de su madre. Lo conveniente es que los padres informen de manera directa a sus hijos sobre su separación y que ellos no se enteren de esa decisión por terceras personas.

Consejos para hablar de divorcio con los hijos:

Comenta con claridad la situación: Explica a tu hijo que papá y mamá ya no pueden y no desean vivir juntos y que a partir de ahora vivirán en distintas casas.

Explícales qué es la separación y sus consecuencias: Habla con tus hijos sobre la realidad de la separación y procura no culpar a nadie.

Consolida lazos de amor y cariño: Asegura de madera repetida a tus hijos que ambos continúan queriéndose igual o más que antes. El padre o la madre que no tenga su custodia podrá verlos las veces que ellos lo deseen.

Respeta la rutina de tus hijos: No cambies la rutina habitual: Domicilio, entorno, relaciones con los amigos, colegio, horario, etc.

Evita echar culpas: Asegura a tus hijos que ellos no tienen ninguna responsabilidad en el divorcio. Ellos no tienen «culpa» alguna y la responsabilidad pasa solamente por papá y mamá.

Mantén opiniones positivas: Trata de proteger las opiniones positivas que tu hijo tenga de ambos padres.

Comparte preocupaciones y tareas: Trata con el progenitor no custodio todo lo relacionado con la educación y la salud del niño.

Cómo enseñarle a un niño a lavarse los dientes

Modela prácticas básicas de higiene. Permite que tus hijos te vean cepillándote los dientes, usando hilo dental, y lavándote por la mañana y la noche. La mejor manera de enseñar higiene a los niños es dejando que te copien.

Crea una rutina. Es posible que desees hacer un cartel de colores o un gráfico que muestre las actividades que se deben completar, y permitir que el niño ponga una etiqueta junto a cada actividad completada durante el día. Los niños aprenden por repetición, se adhieren a la misma rutina diaria y muy pronto, ellos lo harán por su cuenta. Además, puede ser un juego para enseñar higiene a los niños.

Muéstrale como lavar correctamente su cuerpo y usar el jabón. Dile a tu hijo que se lave las manos con agua caliente y jabón durante al menos 15 segundos. Intenta hacer que el niño cante el “Feliz cumpleaños” u otra canción que le guste mientras se lava las manos. Para hacerlo más divertido, puedes comprar jabón perfumado para que los niños tengan deseos de utilizarlo.

Explica la importancia de la higiene oral a tu hijo. Tiene que elegir su propio cepillo de dientes, y su pasta de dientes. La pasta de dientes con sabor a frutilla puede hacer que el cepillado sea mucho más agradable para el niño que el sabor fuerte de la menta. Hay cepillos de dientes y pastas dentales que están disponibles con personajes de dibujos animados, estos artículos pueden despertar su deseo de cepillarse los dientes.

Que sea divertido. Canten canciones mientras el niño se baña y juega con algunos juguetes para el baño. Hay letras que se pegan en la pared cuando se mojan, o recipientes para llenar. Juegos para que lo niños utilicen mientras toman un baño hay miles, es solo cuestión de proporcionarle lo que necesita.

Finalizando. Se positivo acerca de la higiene personal, y no tengas miedo de tratar cualquier tema relacionado con la higiene, como el olor corporal y el mal aliento.

No critiques y menosprecies al niño, mejor enséñales sobre la higiene.

Los cítricos en los niños

La manzana y la pera son las primeras frutas que se le da al bebé en su proceso de alimentación, pero a ellas se le pueden agregar cítricos como la naranja y la mandarina.

Por su alto contenido en vitamina C, los cítricos intervienen en la formación del colágeno, huesos y los dientes, además de los glóbulos rojos. Favorecen la absorción del hierro de los alimentos y aumentan las defensas en caso se presenten infecciones.

La vitamina C, se presume, actúa como un escudo protector contra los resfriados, aunque hay investigaciones que desechan esa posibilidad.

Eso si, su consumo es beneficioso durante la temporada de invierno, cuando se producen ciertos altibajos en el sistema de defensas de los niños, quienes son vulnerables ante los resfriados e infecciones.

Los cítricos se pueden incluír en las dietas de los bebés a partir de los 6 meses de edad, pero al ser alergénicos en potencia, hay pediatras que recomiendan retrasarlos hasta el año de edad, en caso existan antecedentes de atopia en la familia o si se observa que provoca en el bebé malestares como ardor, reflujo, cólicos, gases o heces ácidas.

¿Cómo preparar las frutas?

La forma más habitual de consumo es al natural. Durante los primeros meses se ofrecen las frutas trituradas o combinadas entre sí, aunque deberán introducirse solas por separado durante dos o tres días para comprobar que no provocan reacción alérgica.

También se pueden ofrecer en gajos sin semillas (pero no veas cómo les queda la ropa) y controlando en todo momento al bebé para evitar que pueda ahogarse con la piel de los gajos.

El zumo de naranja o de mandarina es un clásico para los bebés porque es sano y refrescante, pero hay que dárselo con moderación pues pueden tener consecuencias en la salud del bebé. Es recomendable dárselo en cuchara en lugar del biberón, porque existe una exposición prolongada de los dientes a líquidos que contengan hidratos de carbono, y se produce lo que se conoce como caries de biberón.

Eso sí, es coveniente consumirlas apenas sean exprimidas para que pierdan su valor nutritivo. Tampoco se le debe añadir azúcar. Recién a partir de los 18 meses se le pueden ofrecer los cítricos en forma de mermeladas, en postres, en forma de cremas o mousse.

Bebés prematuros son propensos a los males mentales

Un grupo de investigadores descubrió que los bebés que nacen prematuros tienen más riesgo de desarrollar problemas mentales en el transcurso de sus vidas.

Tanto el trastorno bipolar, como la depresión y la psicosis serían más probables, de acuerdo a un estudio publicado en la revista »Archives og General Psychiatry».

Los científicos del Instituto de Psiquiatría del King College de Londres y el Instituto Karolinska de Suecia, analizaron los datos de 1.3 millones de nilos nacidos en Suecia entre 1973 y 1985.

Los estudios revelaron que un total de 10 523 personas fueron ingresaradas en el hospital con trastornos psiquiátricos, 580 de ellos habían nacido prematuramente.

Los especialistas comprobaron que la probabilidad de que los niños nacidos de embarazos a término de -40 semanas- fueran internados por problemas mentales era de solo dos de 1.000.

El riesgo para los bebés prematuros, en cambio, era cuatro de 1.000 para los nacidos antes de las 36 semanas y seis de 1.000 para los nacidos antes de las 32 semanas.

Finalmente, aquellos bebés que nacieron muy pequeños teníam siete veces más chance de sufrir trastorno bipolar y casi tres veces más probabilidades de deprimirse.

La doctora Chiara Nosarti, integrante del grupo de investigadores, reveló que las cifras reales pueden ser mayores porque los problemas menos graces pueden no habernecesitado hospitalización.

»Aunque no creo que los padres deban preocuparse, es importante que ahora tengamos conocimiento de que el nacimiento prematuro confiere una mayor vulnerabilidad a los trastornos psiquiátricos. Tal vez los padres deban ser conscientes de ello y vigilar signos tempranos de problemas que puedan agravarse más adelante». explicó Nosarti.

»Ya sabíamos que el nacimiento prematuro podía estar relacionado con la esquizofrenia, pero esta evidencia que ahora lo vincula a una serie de condiciones psiquiátricas que requieren hospitalización es sorprendente», fue la posición de Marjorie Wallace, directora de la organización benéfica de salud mental SANE.

Lo que debe saber sobre el autismo

El autismo es un trastorno del desarrollo cerebral que se caracteriza por dificultades en la comunicación, interacción, conducta e integración sensorial (se refiere a la interpretación de la información captada por los sentidos).

Existen diferentes niveles de autismo, de acuerdo a la gravedad de los problemas que presenten en las áreas antes mencionadas.

Hasta hoy, no se conoce la causa del autismo, años atrás se relacionó con la aplicación de vacunas con mercurio, la contaminación ambiental, y otros factores, pero, ninguno de ellos ha sido constatado, se cree que probablemente se trate de un desorden genético.

Diagnóstico del autismo

El diagnóstico se realiza a través de la observación de conductas por parte de un especialista. Algunas de las características del autismo son:

Problemas de comunicación

  • El niño nunca habló o si lo hizo dejó de hacerlo al año y medio.
  • Repite lo que escucha.
  • No habla en primera persona.

Problemas para integrarse

  • Aislamiento.
  • No juega con otros niños.
  • Enfoca su atención en juguetes brillantes o ruidosos.
  • Se concentra en partes de juguetes como ruedas o piezas complejas.

Conductuales

  • No establece contacto visual
  • Corre de un lado a otro.
  • Problemas para dormir.
  • No se adapta a los cambios.
  • Rabietas sin motivo aparente.
  • Habilidades mecánicas, rompecabezas o manejo de aparatos.

Integración sensorial

  • Los ruidos muy fuertes le irritan.
  • Mira fijamente un objeto que gira o superficies brillantes o reflejantes.

Tratamiento

El autismo es una condición permanente, pero el tratamiento ofrece resultados mejorando su comunicación, desenvolvimiento e independencia.

Los métodos con los que se trata el autismo son:

  • Apoyo Conductual Positivo (ABA, Lovaas, modificación de la conducta, terapia conductual)
  • TEACCH (Tratamiento y educación de niños con autismo y problemas de comunicación relacionados)
  • Comunicación Aumentativa y Alternativa
  • RDI (Intervención para el desarrollo de las relaciones)
  • PECS (Sistema de comunicación por intercambio de imágenes)

Otras terapias son:
Terapia de lenguaje
Terapia de integración sensorial
Terapia ocupacional

A dónde acudir
En el Perú existen centros especializados en el tratamiento del autismo, en varios casos, a medida que el niño  mejora podrá incorporarse al colegio.

Algunos lugares a donde puede acudir:
Centro Ann Sullivan , Alcanzando, Eita (Equipo de investigación y tratamiento en Asperger y Autismo), Autismo Perú o Arie, Grupo de apoyo: Asociación de Padres y Amigos de Personas con Autismo (Aspau Perú).

El botiquín adecuado para el bebé

Cuando nacen los bebés, muchos padres tienen cierto desconocimiento a la hora de conocer qué material de primeros auxilios y de emergencia necesitan para el recién nacido.

Botiquin

Algunas familias optan por comprar un botiquín con todo el material necesario, mientras otros optan por tener sus propios productos en función de la edad y de las necesidades de su bebé. A continuación, de brindamos algunos consejos para tener tu propio botiquín de emergencia.

Es muy recomendable tener en el botiquín los números de emergencia, por ejemplo, del centro de salud más cercano, números de bomberos y también de la policía.

Aunque a la hora de medicar al bebé es importante consultar al pediatra pues hay algunos fármacos que conviene tener siempre en el botiquín del bebé. Por ejemplo, para niños menores de tres meses se aconseja tener «Paracetamol» en gotas preparado para bebés.

Hasta los tres años se recomienda también «Ibuprofeno» y «Jarabe de Ipecacuana», que induce al vómito en caso de intoxicación, pero siempre consultando a pediatras o a especialistas en toxicología.

Asimismo, se recomienda incluir en el botiquín crema de protección solar, alcohol al 90%, pomada antibiótica para heridas, crema de hidrocortisona al 0.5% para rozaduras como las del pañal y picaduras de insecto. La aplicación de corticoides debe estar celosamente vigilada por el pediatra.

Además de los fármacos, hay otros productos importantes para añadir en el botiquín de primeros auxilio: Termómetros, tiritas, vendas y gasas estériles, además de pinzas, tijeras adaptadas para las cutículas y un aspirador nasal para la mucosidad.

Mucho ojo con los fármacos caducados, los frascos sin tapa de seguridad para niños, medicamentos recetados por otros miembros de la familia, antihistamínicos, laxantes y otros productos no indicados para el bebé. Éstos no deben ser incluidos en el botiquín y mantenerse fuera del alcance del bebé.